Las muestras del asteroide Bennu llegarán a la Tierra el 24 de septiembre

Redacción Ciencia, 24 mar (EFE).- La misión Osiris-Rex tomó muestras del asteroide Bennu y ahora viaja de vuelta a la Tierra, adonde llegará el próximo 24 de septiembre y dejará caer su carga sobre el desierto de Utah (EE.UU) en una compleja operación, informó hoy la Nasa.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/ZKT4SWCRDFDU5ANL5QSENBRNWY.jpg

Cargando...

Osiris-Rex ha pasado siete años en el espacio, durante los que viajó hasta Bennu, aterrizó y tomo muestras de su superficie rocosa para después emprender el retorno. Ahora que la misión está próxima a su fin, el reto será hacer caer en paracaídas la muestra, protegiéndola del calor, las vibraciones y los contaminantes terrestres.

Esta será la primera vez que la Nasa realice una operación de este tipo, que ya hizo de manera similar la Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa (Jaxa) en 2020, cuando su sonda Hayabusa2 regresó con muestras del asteroide Ryugu, que dejó caer en una cápsula sobre una zona desértica de Australia.

El 24 de septiembre, cuando la nave espacial sobrevuele la Tierra dejará caer la cápsula de muestras, que se espera que entre en la atmósfera hacia las 14.41 GMT, con lo que Osiris-Rex finalizará su misión principal.

Hasta que no se abra la cápsula no se sabrá con exactitud la cantidad de material recogido, aunque está confirmado que se alcanzaron los 60 gramos marcados por la Nasa como objetivo mínimo.

La cápsula aterrizará en una propiedad del Departamento de Defensa estadounidense que forma parte del Campo de Pruebas y Entrenamiento de Utah y de los Terrenos de Pruebas de Dugway, señaló la Nasa en un comunicado.

Una vez en tierra, “nuestro equipo correrá contrarreloj para recuperarla y llevarla a la seguridad de una sala blanca (con estrictas medias de seguridad y limpieza) provisional”, explicó el director adjunto del proyecto en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la Nasa, Mike Moreau.

Los equipos de recuperación trasladarán en helicóptero la cápsula hasta una primera sala limpia portátil y recogerán muestras de suelo y aire alrededor para ayudarán a identificar si algún contaminante diminuto entró en contacto con la muestra del asteroide.

Desde ahora y hasta septiembre, el equipo encargado practicará y perfeccionará los procedimientos necesarios para recuperar la muestra en Utah y transportarla al laboratorio.

Allí será desembalada y una cuarta parte se distribuirá entre el equipo científico de la misión en todo el mundo para su análisis, mientras el resto será conservado para que otros científicos puedan estudiarla, ahora y en generaciones futuras.

Los asteroides, que son los antiguos materiales sobrantes de la era de formación de los planetas, podrían contener precursores moleculares de la vida y dar pista sobre las formación de los océanos y el sistema solar.

La importancia de las muestras de Ryugu y Bennu tomadas directamente en sus superficies es que se trata de material prístino, que no ha estado expuesto a ninguna contaminación terrestre, como sí puede pasar con los trozos de asteroides caído en nuestro planeta.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...