Cuidado con la mezcla de tortilla y gaseosa

Los futbolistas que suben de peso con facilidad deben cuidarse con la combinación preferida del talentoso Emilio Ibarra: tortilla con gaseosa.

Si bien el jugador del San Lorenzo parece no estar en condiciones de actuar en el fútbol profesional con su condición física, el dirigente de su club, Osvaldo Ferrás, declaró que el voluminoso volante hace rato retribuyó a la institución todo lo que esta había abonado por su pase.

"Le encanta la tortilla con gaseosa", declaró don Osvaldo, quien cree que por esa razón su experimentado volante (de 27 años) está gordito, aunque "ya pagó todo su precio hace rato".

El cariñosamente apodado "Ancho" había declarado que su comida preferida era la milanesa, mientras que a la hora de tomar algo nunca falta la gaseosa, pero para Ferrás es la tortilla la que le tiene algo rellenadito al muchacho, que demuestra su peso tanto dentro como fuera de la cancha.

Luego de un trabajo físico duro o tras un partido oficial, Ibarra recurre a la bebida negra con gas, preferentemente de tamaño familiar. Y si siente algo de apetito, una bandeja de tortilla. Claro, si su consumo hubiese sido moderado, la historia sería otra.


* MALDITO QUIEBRE

El San Lorenzo percibía mensualmente cinco millones de guaraníes, pero como "se fue al diablo" -según declaró Ferrás- un banco al que alquilaba su local, la entidad dejó de tener ese importante ingreso desde hace tres meses.

"De los otros locales recibimos cuatro millones, pero siempre hay atrasos, problemas de instalación eléctrica, de desagüe cloacal, de todo tipo", significó don Osvaldo, quien además de pronosticar para el domingo una victoria de su cuadro ante Luqueño considera que recaudarán "entre 30 y 40 millones" de guaraníes.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD