Fischer-Petrosian: Buenos Aires 1971

El GM norteamericano Yasser Seirawan, que recientemente ha tenido un papel primordial en las fases iniciales de la reunificación del título mundial, opina que las partidas más instructivas son aquellas en las que un bando supera con claridad a otro, donde las ventajas tácticas o estratégicas se explotan evitando una resistencia seria del rival, en cambio una lucha con ‘‘intercambio de golpes’’ es también aleccionadora, pero es más complejo captar la inmensa variedad de matices y obtener una lección clara.

Cargando...


Una muestra, simple pero clara del primer ejemplo, es una Siciliana Variante del Dragón, Variante Yugoslava, donde las blancas cambian los alfiles con Ah6, abren la columna ‘h’ con h4 -h5, y culminan con ataque de mate, o bien con las negras en esa misma línea, una entrega de calidad en ‘c3’, seguido de sacrificio Axg4 y Cxe4, con otro ataque de mate esta vez gracias al poderoso Ag7. Esa base de conocimiento sólido da al estudiante una imprescindible guía para comprender bien un tipo de posición.

Seirawan también incluye, siempre dentro del primer modelo, a la séptima partida del Match Final de Candidatos entre Bobby Fischer y Tigran Petrosian, en el Buenos Aires primaveral de 1971. El duelo se celebró en el Teatro General San Martín de la Calle Corrientes, con una sala repleta, y en medio de un ‘‘boom’’ ajedrecístico creado por el enfrentamiento en plena ‘‘guerra fría’’ del ‘‘invencible’’ ex Campeón Mundial Tigran Petrosian, y el arrollador estadounidense Robert Fischer, que venía de endosar sendos 6 a 0 a sus rivales previos, el soviético Mark Taimanov y el danés Bent Larsen.
Petrosian había eliminado, mucho más ajustadamente, al alemán Robert Huebner y a su entonces compatriota Viktor Korchnoi.

Los enfrentamientos previos mostraban 3 victorias para cada uno, y muchos empates.

La primera fase del match de Buenos Aires fue preocupante para Fischer, logró una victoria inicial, pero debió haber perdido, pues quedó mal en la apertura gracias a una innovación del entonces Candidato a Maestro V. Chevanenko. Esa innovación esperaba en un sobre lacrado, ‘‘al vencedor del match entre Tigran Petrosian y Viktor Korchnoi’’. Más tarde Petrosian no se explicaba por qué no jugó lo analizado en Moscú, que le hubiese reportado posición ganadora, al parecer un largo corte de luz ocurrido justo en ese instante, le desconcentró en exceso.
Petrosian ganó inapelablemente la segunda partida, y dejó escapar la victoria en la tercera, al no percatarse de una triple repetición de posición, en una situación muy ventajosa, siguieron dos tablas más, si bien en la quinta partida, Petrosian, con negras, volvió a lograr ventaja, y luego sobrevino una victoria de Fischer con negras en la sexta partida, por lo tanto, se puede afirmar que el resultado de la partida que veremos, casi decidió el match, el resto fue un paseo triunfal del nuevo desafiante de Spassky, con dos nuevas victorias.
Petrosian declaró después: ‘‘Después de la sexta partida Fischer realmente se convirtió en un genio. Yo por otro lado sufrí un desmoronamiento, me agoté, o algo más pasó, pero las 3 últimas partidas ya no fueron una lucha ajedrecística...’’, mientras que Spassky opinó: ‘‘La Defensa Siciliana elegida por Petrosian en la séptima partida mostró un ansia de revancha muy grande, pero se encontró con el mejor Fischer posible, en ella logró demostrar sus extraordinarias cualidades como ajedrecista y como luchador...’’. Fischer también consideró a la séptima como a su mejor partida.

Fischer, Robert (2760) - Petrosian, Tigran (2640)
Defensa Siciliana [B42] Buenos Aires (m/7), 20.10.1971
1.e4 c5 2.Cf3 e6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 a6 5.Ad3 Cc6 6.Cxc6 bxc6 7.0-0 d5 8.c4 Cf6 9.cxd5 cxd5 10.exd5 exd5 11.Cc3 Ae7 12.Da4+ Dd7?! [Un sacrificio de calidad que no dará los frutos deseados, era necesario 12...Ad7 13.Dd4 Ae6 14.Af4 0-0, etc., con posición jugable.] 13.Te1! [La forma correcta de demostrar los defectos de 12...Dd7, no en cambio 13.Ab5?! axb5 14.Dxa8 0-0 15.Da5 d4 16.Cxb5 Ab7, y las negras tienen más que adecuada compensación.] 13...Dxa4 14.Cxa4 Ae6 15.Ae3 0-0 16.Ac5! [Con el cambio de alfiles se consigue el control de varias casillas negras, entre ellas la vital ‘c5’.] 16...Tfe8 17.Axe7 Txe7 18.b4! [‘Hasta aquí Fischer jugó con facilidad y rapidez, con una precisión típica de Capablanca o Smyslov, mejorando continuamente su posición, con 18.b4 fija al peón de ‘a6’ y restringe considerablemente la movilidad de las negras‘ (Averbach) ] 18...Rf8 19.Cc5 Ac8 20.f3! [Controlando ‘e4’ y ‘g4’, y con vistas al acercamiento del Rey en la diagonal ‘g1-a7’ hasta ‘d4’.] 20...Tea7? [Con idea de expulsar al Cc5 con Cd7.] 21.Te5! [Evita el desalojo inmediato del monumental Cc5, al atacar ‘d5’.] 21...Ad7 [En la Sala de Prensa se discutía cómo Fischer se enfrentaría a la amenaza posicional Ab5, la mayoría creía forzada 22.a4, aunque después la opinión generalizada se decantaba por 23.Rf2 Ab5 23.Re3, etc., hasta que llegó la réplica de Fischer...] 22.Cxd7+!! [Esta jugada causó una gran conmoción, el analista de Petrosian, Alexey Suetin, parecía aliviado, e incluso el siempre expresivo Don Miguel Najdorf exclamó: ‘¡Se volvió loco!, ¿cómo cambia ese tremendo Caballo por ese horriiiible alfil?...’. La explicación puede estar en la regla de Tarrasch: ‘No importan las piezas que se cambian, sino en las que quedan en el tablero’. Seirawan añade: ‘El Ad7 puede parecer malo, pero no lo es, porque la posición está abierta, y el Cc5 es fuerte, pero bloquea la columna ‘c’, y finalmente el Ad3 es inmensamente superior al Cd7, al operar simultáneamente en los 2 flancos’.] 22...Txd7 23.Tc1 [Ocupando la columna ‘c’, y no es posible desembarazarse de la debilidad de a6 con 23...a5 pues tras 24.b5 las blancas obtendrían un fuerte peón pasado.] 23...Td6 [Una concesión, pero la amenaza 24.Tc6 debía ser controlada.] 24.Tc7 [Nueva victoria, la amenaza es Te-e7.] 24...Cd7 25.Te2 g6 26.Rf2! [Todas las piezas blancas están en posiciones óptimas, por lo que llega el momento de mejorar también el Rey.] 26...h5 27.f4! [Evitando Ce5.] 27...h4 28.Rf3! [Con idea de Rg4.] 28...f5 29.Re3! d4+ [Única forma de evitar la completa dominación que acarrearía Rd4 de las blancas, dando más valor al Ad3.] 30.Rd2 Cb6 31.Tee7 [La dominación blanca es total, el GM Robert Byrne, corresponsal del ‘New York Times’ en Buenos Aires, comentó que el GM Suetin estaba pálido, el soviético se dirigió a él, y le murmuró algo así como ‘¡Dios Mío!, lo hace parecer tan simple!’] 31...Cd5 32.Tf7+ Re8 33.Tb7 Cxb4 34.Ac4 1-0.

Seirawan eligió esta partida como lo que más le ha influido de todas las que analizó, y en el libro ‘‘Aprenda de los Grandes Maestros’’, editado por Raymond Keene, escribió: ‘‘Cuando examiné esta partida por primera vez quedé extasiado, me enseñó el arte de mejorar gradualmente las piezas, cambiar las piezas malas por las buenas, teniendo siempre a la vista el curso futuro de los acontecimientos. Lo que también me impactó fue que no fue necesario en absoluto ocupar el centro para poder controlarlo’’.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...