Festejo veraniego del Sportivo Luqueño en Encarnación

Sportivo Luqueño conquistó anoche en Encarnación el trofeo San Roque González, al imponerse sobre Guaraní por 4-3, en la tanda de penales. El partido, disputado en el nuevo Villa Alegre, culminó 1-1 en su tiempo reglamentario.

El portero Francisco Mongelós  recibe las felicitaciones de sus compañeros luego de la finalización de la serie de penales en el nuevo estadio Villa Alegre de Encarnación. Foto Sportivo Luqueño
El portero Francisco Mongelós recibe las felicitaciones de sus compañeros luego de la finalización de la serie de penales en el nuevo estadio Villa Alegre de Encarnación. Foto Sportivo Luqueñogentileza

Cargando...

Un día antes, el Chanchón se había adjudicado una copa al vencer a Estrellas Misioneras en Posadas, por el mismo conducto, los disparos desde el punto penal.

Lea más: Cerro Porteño y un amistoso internacional: Ante Oriente Petrolero, en Asunción

Tanto auriazules como aurinegros no pudieron demostrar el dinamismo que pretenden alcanzar para el inicio de la competencia oficial por los duros trabajos físicos de pretemporada.

Hernán Rodrigo López, conductor del Cacique, hizo visible el pulcro estilo que en su momento impuso en Nacional, inclinó el protagonismo hacia Luis Fariña, quien participada en el inicio de las acciones y también se mostraba como opción de pase en los metros finales.

Gustavo Florentín, entrenador del Sportivo, apostó a una postura cautelosa, cediendo el protagonismo al rival e intentando generar peligro a través de las aventuras individuales de Diego Fernández y Sergio Fretes.

Dentro de la escasez de situaciones de riesgo en la primera parte, Guaraní logró abrir el marcador en una jugada en la que los laterales aparecieron en función ofensiva y fueron determinantes, primero con el centro de Miguel Benítez que despejó Olmedo a la posición de Cáceres, quien de primera volvió a meter el balón dentro y Hugo Dorrego aplicó el cabezazo goleador.

En la complementaria, con cambios totales en ambos bandos, el Chanchón inclinó el juego hacia el campo aurinegro y sobre el final empató con un zurdazo de Sebastián Maldonado.

En el desempate, eficacia plena de los auriazules, cuyo arquero tapó un tiro. El último lanzamiento legendario fue por las nubes.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...