Otro tropiezo de la Albirroja y la calculadora...

Paraguay cayó 0-1 frente a Uruguay anoche por la cuarta fecha del Hexagonal final del Sudamericano Sub 20. El conjunto dirigido por Aldo Bobadilla tuvo una buena presentación, pero volvió a sufrir por la falta de efectividad en ataque. Ahora, la Albirroja necesita vencer a Ecuador en la última fecha y esperar que Venezuela no le gane a Colombia.

Mathías de Ritis (i) jugador de Uruguay disputa el balón con Alan Nuñez de Paraguay (EFE).
Mathías de Ritis (i) jugador de Uruguay disputa el balón con Alan Nuñez de Paraguay (EFE).Carlos Ortega

Cargando...

La falta de definición volvió a costar caro

Paraguay lo tenía controlado a Uruguay, que en ofensiva no encontraba la forma de romper el buen planteamiento táctico. Por su parte, la Albirroja atacaba y desperdiciaba ocasiones en el plan de abrir el marcador, y eso lo volvió a pagar caro una vez más.

Porque a pocos minutos para que se cumpla el tiempo reglamentario, Luciano Rodríguez sacó un potente disparo que se metió en el ángulo del portero Ángel González. Fue un tremendo golpe para la el equipo de Aldo Bobadilla, que se complica cada vez más en este Hexagonal Final y ahora no depende de si mismo.

En la última fecha necesita vencer a Ecuador y esperar que Venezuela no le gane a Colombia para tentar por un lugar al Mundial de Indonesia.

En lo que respecta al desarrollo del juego, el conjunto albirrojo tuvo una buena presentación. Se mostró ordenado de mitad de cancha hacia atrás, a tal punto que la Celeste nunca pudo desplegar su mejor juego.

Donde se volvió a mostrar muchas falencias fue al pasar de defensa a ataque. Paraguay se mostró apurado y muy inseguro. En la primera parte Wlk y Segovia tuvieron poco acompañamiento. El equipo estuvo muy partido y careció de juego asociado para generar peligro en ataque.

Lea más: Ecuador le empata a Venezuela en el 91 y Colombia clasifica al Mundial

En la segunda parte la actitud fue otra desde el punto táctico. Se adelantaron las líneas, se recuperaron pelotas en zonas altas del campo y aparecieron buenas conexiones para llegar en bloque hasta la portería charrúa.

Pero el déficit estuvo, así como en la fecha pasada frente a Brasil, en la terminación de las jugadas. Un pase corto, una pelota larga o un centro apresurado hicieron que el fondo uruguayo no sufra tanto.

La más clara la tuvo Kevin Pereira, que cabeceó solo frente al arco y la pelota fue directamente a las manos del arquero. Después de esa jugada llegó el gol charrúa, ese tanto que hace que tengamos que terminar jugando con la calculadora en mano...

Juan Massare (@Jmassare)

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...