Argentina 1-Paraguay 0: la Albiceleste, piadosa con la Albirroja

Argentina derrotó anoche en Buenos Aires a Paraguay 1-0, por la tercera fecha de las Eliminatorias para el Mundial norteamericano 2026. El que no vio el partido podrá decir que perder contra los campeones del mundo por un solo gol y de visitante, no está mal. La realidad marca otra cosa: la Albiceleste jugó a ritmo de entrenamiento y le hizo precio a la inexpresiva Albirroja. El problema no pasa por el cambio de técnico. El martes se vendrá Bolivia, un rival probablemente más acorde a nuestro anémico juego, carente de poder ofensivo.

Las dos caras de la moneda, el festejo del gol de Otamendi y el sufrimiento de Iván Ramírez.
Las dos caras de la moneda, el festejo del gol de Otamendi y el sufrimiento de Iván Ramírez.Luciano González

Cargando...

Lejos de un nivel competitivo

Un equipo nacional formateado para contener, con cinco defensores, cuatro mediocampistas y Adam, más solo como el Día de la Madre (como Adán y Eva). Toda planificación cae por tierra con un gol tempranero, que llega por la vía aérea, que históricamente caracterizó a nuestro fútbol. Hasta esa fortaleza se fue perdiendo en los últimos años.

De Paul con el servicio de esquina, volea de Otamendi con ligero desvío en Sánchez que ingresa en el palo de Coronel. Una ventaja que le permitió a la Albiceleste jugar a placer. Y conste que el director de orquesta estaba reservado para la complementaria: Messi.

El plan B no existió. Y no se le puede culpar al debutante Daniel Garnero. No existe rebeldía. Ni un solo ataque en el primer tiempo, mientras la portería guaraní era cascoteada permanentemente. Varios bloqueos del exigido Coronel. Diría un colega: para eso está.

Argentina pudo haber ido al descanso con una clara ventaja. Una diferencia abismal en dinámica. En jerarquía ni hablar. Lo que nuestra afición anhela es ver a nuestros jugadores con el mismo rendimiento demostrado en sus clubes, que no se da por distintos factores, sistema de juego, características de sus acompañantes, la presión que se siente al representar al país y más.

Paraguay incluyó a Robert Rojas, minutos después Scaloni metió a Messi. Allí se produjo un cambio, pausa por vértigo. Los locales jugaban casi a ritmo de entrenamiento, contra un conjunto guaraní más preocupado en recibir más tantos que otra cosa.

Lea más: Apatía Monumental albirroja

La única ocasión de gol para Paraguay se produjo con una asistencia de Almirón para el remate cruzado de Amiguito Sosa desviado al corner. Nada más.

Era triste ver (no es la primera vez que pasa) a nuestras figuras corriendo detrás de los adversarios cuando que normalmente pasa lo contrario, marcan la diferencia y por eso son llamados al seleccionado. Apenas se ponen la vestimenta albirroja y se vienen abajo. Mucha logística para tan poca retribución.

Mientras los cupos mundialistas se amplían, las posibilidades que nuestra selección vuelva a meterse entre las más competitivas de la región se reducen. Con tantas plazas disponibles (6,5 de 10), clasificar al máximo evento de la FIFA debería ser más fácil. Una involución que hace que la imagen del fútbol cada vez se vaya deteriorando.

El arbitraje en Argentina - Paraguay, “de taquito”

El brasileño Raphael Claus, de 44 años y con insignia de la FIFA desde el 2015, no tuvo problemas para sacar adelante el partido, en el Monumental de Buenos Aires. Su calificación hubiese sido aún mejor si ajustaba algunos detalles en material disciplinaria. Es decir, si exhibía un par de tarjetas más. Los futbolistas colaboraron, porque se dedicaron a jugar. En el caso de los paraguayos, corrieron bastante, pero jugaron muy poco.

Daniel Garnero: “El gol cambió mucho...”

“Pensábamos en otro partido y que no nos hagan gol de juego aéreo, en el que Paraguay es fuerte. El gol tempranero cambió mucho y el trámite del juego fue muy favorable al rival. Sabíamos que no íbamos a tener muchas situaciones y al final no es un balance positivo”, comenzó analizando en la conferencia de prensa el entrenador de la selección paraguaya, el argentino Daniel Garnero.

En cuanto al funcionamiento del equipo y la utilización de carrileros, en especial la aparición de Iván Ramírez, que no es titular en su club, señaló: " Buscamos jugar de una manera e Iván Ramírez era el jugador de esas características que teníamos. Creíamos que podíamos tener más salida por ese lado. Quiero tener mucha más tenencia de balón, pero no pudimos quitar la pelota ni sostenerla”.

Seguido añadió: “Cuando no teníamos la pelota queríamos cubrir más el ancho, por eso la idea de jugar con tres centrales y dos por afuera para buscar salir y sorprender, pero no salió la idea de juego que tuvimos”.

Para finalizar, Garnero manifestó: “Jugamos ante un equipo que hace las cosas muy bien, hace mucho tiempo. Nosotros estamos en búsqueda de un funcionamiento

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...