La vuelta de Suárez y el adiós de Moreno Martins

Lucía Serrano Redondo Montevideo, 21 nov (EFE).- Corrían 73 minutos y los más de 55.000 fanáticos que llenaron el histórico estadio Centenario de Montevideo se fundieron en un solo grito: Luis Suárez volvía a defender a la Celeste.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/QMLZMUL7NBG2HLRTAYYC5WVAQA.jpg

Cargando...

En el marco de las eliminatorias sudamericanas del Mundial 2026, el equipo de Marcelo Bielsa vencía por 2-0 a Bolivia y el entrenador movió el banco de suplentes por primera vez en la lluviosa noche.

Llamó al exjugador del Barcelona y el Atlético de Madrid, quien trabajaba al costado del campo junto a sus compañeros y los fanáticos tardaron milésimas de segundos en darse cuenta.

Ya desde el comienzo de la segunda parte, la hinchada que llenó el estadio había clamado por que 'Lucho' entrase al campo.

Minutos más tarde y 354 días después, Suárez volvió a ponerse la camiseta celeste, algo que no hacía desde la victoria por 2-0 ante Ghana el día que Uruguay se despidió del Mundial de Qatar 2022 en el último encuentro de la fase de grupos.

Instantes después de que Darwin Núñez anotase el tercer tanto del partido y saliera de la cancha para dejar paso al 9 uruguayo, Suárez saltó al campo del Centenario, un escenario en el que le regaló decenas de alegrías a sus fanáticos y en el que no jugaba con la selección desde el 24 de marzo del pasado año.

Recibió de manos de José María Giménez el brazalete de capitán, lo puso en su brazo izquierdo y enseguida buscó el cuarto gol de la jornada, que se le escapó pese a generar algunas buenas ocasiones.

Del otro lado del campo, Bolivia intentaba acercarse a la portería defendida por Sergio Rochet y para lograrlo apostaba por los goles de Marcelo Moreno Martins, quien en sus últimas tres visitas a Montevideo había anotado tres tantos, uno en 2011 y dos en 2021.

De esta forma, el segundo y el tercer goleador histórico de las eliminatorias sudamericanas volvieron a coincidir en el campo de juego.

Sin embargo, esta vez no fue en un partido más, sino en un uno con un significado muy importante para ambos.

Es que mientras Suárez se calzó una vez más la Celeste, Moreno Martins cerró su etapa como jugador de la selección de Bolivia.

Esta vez sin poder convertir, el delantero salió del campo en el minuto 85, sustituido por Jair Reinoso.

Recibió enseguida el saludo de sus compañeros, una cálida ovación del público uruguayo y el aplauso de Marcelo Bielsa y de sus rivales. También un abrazo de su entrenador, Antonio Carlos Zago.

"Lo dejé todo dentro de la cancha con mis compañeros. Representé muy bien a mi país, intenté hacer de la mejor manera y hoy me voy con la frente en alto porque sé que lo di todo", dijo el atacante de 36 años días atrás luego de la victoria por 2-0 frente a Perú en el estadio Hernando Siles de La Paz.

A lo largo de su carrera, Moreno Martins defendió a Bolivia en más de 100 partidos, se convirtió en 2020 en su goleador histórico y anotó 22 tantos por eliminatorias, superado solamente por Lionel Messi y Suárez.

Uruguay venció por 3-0 a Bolivia y dio un gran paso hacia el próximo Mundial que se celebrará en 2026 tras ganar cuatro de los seis partidos que disputó este año.

Luego de vencer a Brasil y a Argentina, la Celeste confirmó el buen momento que atraviesa con una victoria que logró sin mayores dificultades.

El público tuvo su fiesta, esa en la que Suárez volvió a casa y en la que Martins Moreno dijo adiós a una selección a la que le dio muchas alegrías.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...