Covid-19 enluta a nuestro deporte

La pandemia del covid-19 viste de luto al deporte paraguayo que, en los últimos días, despidió a tres de sus históricas figuras.

Rodolfo Alfredo Da Ponte Samudio durante la Gala Olímpica de 2018, donde fue homenajeado por ser el pionero olímpico de Paraguay en México 1968.
Rodolfo Alfredo Da Ponte Samudio durante la Gala Olímpica de 2018, donde fue homenajeado por ser el pionero olímpico de Paraguay en México 1968.Archivo, ABC Color

En la noche del martes pasado, se confirmó el deceso del exesgrimista Rodolfo Alfredo Da Ponte Samudio. A los 82 años dejó este mundo el primer deportista en representar a Paraguay en unos Juegos Olímpicos (México 1968).

“Lo despedimos con el mayor de los honores y lo recordaremos siempre de pie y con el sable en la mano. Gran esgrimista, docente y luchador de la esgrima paraguaya. Su aporte a la esgrima y al deporte paraguayo es invalorable, dejó su nombre plasmado en la historia cuando participó en los JJ.OO. México 68”, lamentó la Federación Paraguaya de Esgrima en la víspera.

El Comité Olímpico Paraguayo (COP) también hizo sentir sus pésames: “El deporte todo, la nación entera, llora pero con la mirada al cielo, la despedida de un gran atleta de la vida”.

La entidad olímpica nacional también lamentó la partida del maestro Agustín Silveira, apasionado por las artes marciales.

En vida, Silveira fue el primer medallista de oro de Paraguay en los Juegos de la Organización Deportiva Suramericana, en taekwondo. Su hazaña se registró en la edición de Santiago de Chile en 1986.

La Confederación Paraguaya de Taekwondo WT declaró duelo oficial por el fallecimiento de Silveira, quien también fue entrenador y dirigente de la Asociación Academia Paraguaya de Taekwondo y miembro de la Comisión Directiva de la confederación.

También el fútbol de salón se vistió de negro por la inesperada partida de Luis Carlos Acosta, hombre que en los últimos años se dedicó con ahínco a la labor de comunicador y colaborador de la Federación Paraguaya de Fútbol de Salón, también víctima del covid-19.

El popular “Olla”, cuya jovialidad le valió decenas de amigos en el salonismo, en sus épocas mozas militó en Atlántida, así como en San Bernardino por los campeonatos nacionales. Delegado del club Simón Bolívar, fue gran colaborador en la logística en selecciones nacionales y del mismo Bolívar, en mundiales, panamericanos, sudamericanos.

Paz y cristiana resignación a los familiares, seres queridos, y al mundo del deporte.