Ajedrez por Zenón Franco: Críticas de libros (2), “Evgeny Vasiukov Chess Champion of Moscow”

Hoy es aniversario del fallecimiento del Gran Maestro Evgeny Andreyevich Vasiukov (Moscú, Rusia, URSS, 5 de marzo de 1933 – Moscú, Rusia, 10 de mayo de 2018).

Evgeny Vasiukov y Alexander Nikitin Evgeny (Foto, libro Vasiukov Chess Champion of Moscow).
Evgeny Vasiukov y Alexander Nikitin Evgeny (Foto, libro Vasiukov Chess Champion of Moscow).Foto Gentileza

Cargando...

Es un momento oportuno para continuar la sección de críticas de libros con Evgeny Vasiukov Chess Champion of Moscow de Alexander Nikitin, Elk and Ruby, 2020.

Es un libro excelente, contiene 30 partidas comentadas de Vasiukov, la mayoría por el autor, su amigo Nikitin, que fue también entrenador de Kasparov en sus comienzos.

Al principio cuenta el score contra varios maestros de primera fila, el más asombroso, es el ¡4 a 0 contra Bent Larsen! Aventajó por 6 a 3 a David Bronstein en 23 partidas. Con Mark Taimanov finalizó con score favorable (4 a 3 en 22 partidas) y con Lajos Portisch (+ 1 en 5 partidas). Su mayor bestia negra fue Viktor Korchnoi, y también tuvo resultados flojos ante Mikhail Tal y Leonid Stein.

Carrera ajedrecística de Vasiukov

Vasiukov era capaz de ganar a los mejores del mundo, y hasta de conseguir victorias brillantes, delante de primeras figuras. Sin embargo, no llegó a ser campeón soviético ni integró el imbatible equipo de la URSS en los años 50 a 80.

Como se afirma y se argumenta en el libro, ello no es, en su mayor parte, demérito de Vasiukov, se debe básicamente a que la URSS tenía un número muy elevado de grandes ajedrecistas, muchos con potencial de campeón del mundo.

Vasiukov ganó el Campeonato de Moscú seis veces, (1955, 1958, 1960, 1962, 1972, y 1978), algo muy difícil, y consiguió victorias en torneos internacionales, como en Belgrado 1961, Moscú 1961, Berlín 1962, Reikiavik 1968, etc. Fue campeón mundial senior en 1995; su mayor triunfo fue en Manila 1974, del que hablaremos más adelante.

Siendo adolescente, Vasiukov trabajaba en una fábrica, y se convirtió en un buen trabajador con responsabilidades cada vez mayores, pero su trabajo requería un gran esfuerzo visual por mucho tiempo y tuvo que empezar a usar anteojos.

Felizmente, cuando los supervisores de la fábrica supieron de su talento para el ajedrez, lo transfirieron a un sitio menos exigente y Vasiukov pudo jugar torneos en Moscú.

Entrenó con Grigory Ravinsky, “quien le impartió un amor fanático por el ajedrez y la ética de trabajo, ambos necesarios para ascender al Everest ajedrecístico”, acotó Nikitin.

La decisión de ser ajedrecista profesional

Pronto Vasiukov empezó a derrotar a los maestros moscovitas. Al vencer a Tigran Petrosian en el Campeonato de Moscú de 1956, decidió ser ajedrecista profesional.

Oficialmente no existía la profesión de “ajedrecista” en la URSS, pero, a los más prometedores y fuertes, el Comité de Deportes del Estado les otorgaba trabajos que en realidad no hacían, con lo que podían dedicarse al ajedrez, y llevar una vida modesta, con ocasionales viajes al extranjero para jugar torneos, con lo cual conseguían divisas y ganaban más dinero. De no poder hacerlo podían dar simultáneas, enseñar ajedrez, etc., siempre “bajo estricto permiso”, comentó Nikitin.

A comienzos de los años 50 Vasiukov recibió un pequeño salario y luego al incorporarse al ejército empezó a jugar en el equipo de las fuerzas armadas.

Nikitin achaca el freno en el progreso de Vasiukov a que en esos años era “alto y guapo con cierto tiempo libre, inevitablemente atrajo la atención del bello sexo. Cuando estás en la veintena, es difícil resistirse a esa clase de atención (¿y quién quiere hacerlo?), por lo que su trabajo ajedrecístico se vio algo resentido”.

Vasiukov siguió progresando, pero sin el apoyo económico necesario para conseguir entrenadores y rivales para jugar partidas de entrenamiento, y no tuvo la “influencia de gente sabia que podía enseñarle y lo alejara de lo innecesario”, señala Nikitin.

En 1961, luego de triunfar en los torneos de Belgrado y Moscú, recibió el título de Gran Maestro, algo muy meritorio entonces, aunque luego sus progresos fueron lentos.

Se dedicó a entrenar en países entonces con poco desarrollo ajedrecístico y su nivel de juego fue afectado.

“Evgenny Andreyevich permanece en la memoria de muchos aficionados como un brillante gran maestro de primer nivel, que entendía las posiciones muy bien, un luchador sin miedo que amaba atacar y sabía cómo crear motivos de ataque. Su preparación en las aperturas se construía estudiando líneas inusuales y encontrando ideas nuevas en ellas, haciendo que su oponente pensara por sí mismo”, añadió Nikitin.

Con el tiempo su estilo fue cambiando, hacia un juego más posicional, y también, adquirió un rol más diversificado. Se convirtió en organizador y divulgador del ajedrez, logrando mejorar las condiciones de los ajedrecistas veteranos.

Manila 1974, una actuación extraordinaria

Así es como describió Lubomir Kavalek el mayor triunfo de Vasiukov fue Manila 1974: “Al principio parecía que Bent Larsen iba a repetir su éxito del año pasado. Se despegó rápidamente: ¡cinco puntos en las primeras seis partidas! Pero en las siguientes cuatro rondas Bent ganó solo una vez, perdió con Pfleger, contra mí y contra Vasiukov. La situación nunca fue clara, porque el decimosexto jugador invitado, Sergio Mariotti, no pudo ir y en cada ronda uno de nosotros quedaba libre. También hubo muchas partidas aplazadas, jugadas después de cada tres rondas”.

“Pero cuando íbamos llegando al final, se vio claramente que el gran maestro soviético Evgeny Vasiukov iba camino al mayor éxito de su carrera ajedrecística. Hoy, a la edad de 41 años, Evgeny Vasiukov sigue siendo un excelente táctico de ajedrez. Los tácticos tienen más oportunidades de ganar torneos porque pueden orientarse mejor en posiciones críticas y pueden tomar ventaja de ello, Vasiukov conoce la teoría de aperturas muy bien, pero es siempre más feliz buscando un nuevo concepto, una idea nueva, una nueva variante. Le gusta crear un nuevo mundo de ajedrez propio”.

Vasiukov tomó la punta en solitario en la 9ª ronda, con 6 puntos sobre 8, y terminó con 10½ puntos sobre 14, seguido de Tigran Petrosian 9½, Larsen 9, Gheorghiu y Gligoric 8½, Kavalek y Ljubomir Ljubojevic 8, Helmut Pfleger y Ulf Andersson 7½, etc.

Florencio Campomanes

Me sorprendieron las palabras de Kavalek sobre un personaje entonces poco conocido, pero que tendría un gran protagonismo en el mundo del ajedrez a partir de 1982 por más de una década, e influencia casi hasta el final. Es Florencio Campomanes (Manila, 22 de febrero de 1927 - Baguio, 3 de mayo de 2010): “Todos estuvimos de acuerdo en que el show de ajedrez no habría sido de tan alto nivel a no ser por un hombre. Se levantaba a las cinco de la mañana, comprobaba las condiciones para el juego, preparaba un programa adicional para los jugadores, observaba las partidas muy de cerca, hacía varias excursiones diariamente con su coche y por la noche estaba en la mejor forma, dirigiendo un show de ajedrez de un solo hombre”, comentaba las partidas, mostraba los aspectos humanos de los jugadores en entrevistas, etc. Campomanes, según Kavalek, “dedicó su vida al desarrollo del ajedrez en Filipinas y en toda Asia”.

Vasiukov sobre Larsen, Fischer y Karpov

Kavalek, comentando la partida que elegí, en un artículo recogido por la revista Jaque 38, de febrero de 1975, cuenta esto sobre Vasiukov: “A Vasiukov le gusta mucho hablar de ajedrez y tuvimos varias charlas sobre jugadores, partidas, aperturas, edad, normalmente junto con Bent Larsen, que tiene un gusto similar a Vasiukov. Estos dos se llevaron bastante bien e incluso aunque Vasiukov ganó el torneo de Manila 1974, habló de Larsen de forma admirativa. La personalidad ajedrecística de Bent y sus formas le impactaron. La forma en que Larsen se arriesga en sus partidas le impresionaron, pero dijo que también una falta de flexibilidad le impide a Bent tener mejores resultados en los matches. El estilo de Larsen es, de acuerdo con Vasiukov, un estilo ideal para los torneos”.

“Vasiukov hizo algunas observaciones interesantes sobre Bobby Fischer. Estuvo observando a Bobby muy de cerca en el Interzonal de Susa de 1967, siendo segundo de Korchnoi, y más tarde como segundo de Taimanov cuando Bobby aplastó al gran maestro soviético en Vancouver en 1971, con una puntuación gigantesca, 6 a 0″.

“Vasiukov dijo: ´Hubo un tiempo justo después de Susa en que todos los jugadores soviéticos pensaban que Fischer había alcanzado su punto más alto. Sus partidas en Susa, fueron tan impresionantes y perfectas que nosotros pensábamos que era imposible mejorar. Pero cuatro años más tarde he visto a Fischer jugando en un estilo más grande todavía. Bien, creo que Fischer enseñó una buena lección: que en el ajedrez siempre hay lugar para la mejora”.

“Vasiukov admira mucho a Fischer como jugador de ajedrez y lo mismo ocurre con la mayoría de los grandes maestros soviéticos, pero añadió una frase que es muy típica ´Sin embargo, puede que no apruebe todo lo que está haciendo además del ajedrez`. Bien, yo llamo a eso autodefensa”.

“Vasiukov no habló mucho sobre Anatoly Karpov. Dijo solamente que Karpov era un jugador peligroso porque está ganando posiciones que no parecen peligrosas en absoluto. ´Y está mejorando cada día`, añadió”.

Esas apreciaciones eran de octubre de 1974, cuando todavía se estaba disputando el match final de Candidatos entre Anatoly Karpov y Viktor Korchnoi,

En ese match a 24 partidas, tras 17 partidas, Karpov iba ganando 3 a 0, con 14 tablas, se llegó a 3 a 2, aunque igualmente finalizó con victoria de Karpov, 12½ a 11½.

Ese triunfo le permitió a Karpov, en 1975, convertirse en campeón del mundo, cuando Fischer no quiso jugar el match por el título mundial.

Mi recuerdo de Vasiukov

No lo conocí personalmente, pero sí su obra, y, gracias a ello, hasta me atrevo a decir que lo conocía un poco, ya en los años 70, me quedó grabado su triunfo con el Gambito Volga ante Portisch en Manila 1974 (es la partida que recordamos hoy), y antes, una Siciliana con Dementiev con 4.Dxd4, me atrajo tanto, que la usé en mis años juveniles.

Evgeny Vasiukov

Oleg Dementiev

URSS, 1972

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Dxd4 Cc6 5.Ab5 Ad7 6.Axc6 Axc6 7.Cc3 Cf6 8.Ag5 e6 9.0–0–0 Ae7 10.The1 0–0 11.e5 dxe5 12.Dh4 Dc7 13.Cxe5 [con idea de Cg4] 13...Cd5 14.Axe7 Cxe7

15.Td7!! [Esta entrega de calidad fue una novedad, que crea problemas de difícil solución para las negras ante el tablero. Todos los signos de las jugadas son de Vasiukov.] 15...Axd7 [Forzado, luego de 15...Cg6 16.Txc7 Cxh4 17.Cxc6 bxc6 18.Txc6 Cxg2 19.Te4 las blancas tienen mucha ventaja] 16.Dxe7 Dd8? [Y las negras se derrumban, la única defensa era 16...Tad8!, a lo que Vasiukov tenía planeado 17.Te3!!, 17…f6 sigue 18.Tg3, ganando, mientras que a 17...Dc8 el ataque continúa con 18.Ce4 Aa4 19.Cf6+! Rh8 20.Tc3, con una ofensiva ganadora, por ej., 20…Db8 21.Th3 h6 22.Cg6+! fxg6 23.Txh6+ gxh6 24.Dh7++. Una mejor defensa era 17...h6, que no debilita la segunda línea, las blancas pueden seguir reforzando su posición con 18.b3 para Rb2, pero habría lucha.] 17.Dxd7 Dg5+ 18.Dd2 Dxg2 19.f4! Dxd2+ 20.Rxd2 [Las blancas tienen ventaja material que lograron imponer, veamos algunas movidas más.] 20…Tfd8+ 21.Cd3 Tac8 22.Ce4 f6 23.a4 Td5 24.Te3 b6 25.Cc3! Th5 26.h3 Rf7 27.Cb5 Td5 28.Cxa7, y las blancas se impusieron en 47 jugadas.

La partida completa está en el Informador 14, es la número 414, ese libro yugoeslavo era el más apreciado por los ajedrecistas en esa época, por las partidas comentadas y como fuente para estudiar las aperturas, salía dos veces al año.

Recuerdo que ese fue el primer Informador que compré, en 1972, ¡qué feliz me hizo!

GM Zenón Franco Ocampos

Ponteareas, 10 de mayo de 2023

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...