El chino Pan acapara los focos con un inesperado récord del mundo

Redacción deportes, 11 feb (EFE).- El nadador chino Zhanie Pan se convirtió en el gran protagonista de la primera jornada de las pruebas de natación de los Mundiales de Doha, tras establecer este domingo un nuevo récord del mundo de los 100 libre al completar la primera posta de la final del relevo 4x100 en un tiempo de 46.80 segundos.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/3IJZ3QIUVJGC5BIWUT6Q526X6U.jpg

Cargando...

Una marca que permitió a Pan, que ya fijó el pasado mes de septiembre un nuevo récord de Asia con un crono de 46.97, rebajar en 6 centésimas la anterior plusmarca universal en posesión del rumano David Popovici con un registro de 46.86 desde agosto de 2022.

Sensacional actuación que permitió a China alzarse con un tiempo total de 3:11.08 minutos con la victoria en la final del 4x100 libre por delante de Italia, plata con un marca de 3:12.08, y de Estados Unidos, que se colgó la medalla de bronce con un tiempo de 3:12.29 minutos.

EL SURCOREANO KIM SORPRENDE CON UNA ARRIESGADA TÁCTICA

El récord del mundo de Pan no fue a única sorpresa de una jornada en la que el surcoreano Woomin Kim se coronó nuevo campeón del mundo de los 400 libre, gracias a una arriesgada estrategia de carrera.

Un planteamiento que más de uno podía cualificar de suicida, tras ver como Kim, quinto el pasado año en los Mundiales de Fukuoka, completaba los tres primeros parciales de la prueba por debajo de la legendaria plusmarca universal -3:40.07- del alemán Paul Biedermann.

Si Kim rebaja a los cien metros en 1.77 segundos el tiempo de paso de Biedermann, a los 200 la ventaja era de 1.85 segundos, el más claro ejemplo del endiablado ritmo el surcoreano que afrontó los cien últimos metros de la prueba con una diferencia de 1.13 segundos sobre el récord mundial.

Una trepidante puesta en escena que contrastó con la conservadora táctica del australiano Elijah Winnington, campeón del mundo en el año 2022 en Budapest y el gran favorito para colgarse la medalla de oro en ausencia del tunecino Ahmed Hafnaoui, el vigente campeón olímpico, que cayó eliminado en las preliminares.

Tal y como demostraron los casi dos segundos -1.99- en los que Woomin Kim aventajaba al océanico a falta de los dos últimos largos. Cien metros finales en los el surcoreano logró aguantar, pese a su evidente cansancio, el ataque final de Winnington.

Resistencia que permitió a Kim alzarse con el triunfo con una marca de 3:42.71 minutos, apenas 15 centésimas menos que Elijah Winnington, que se debió conformar con la plata con un crono de 3:42.86, mientras que el bronce fue para el alemán Lukas Martens con una marca de 3:42.96 minutos.

FAIRWEATHER NO DESAPROVECHA LAS AUSENCIAS

Por su parte, la neozelandesa Erika Fairweather, bronce el pasado verano en Fukuoka, no desaprovechó la ausencia de las grandes dominadoras de la especialidad para subir dos escalones en el podio y coronarse nueva campeona del mundo de los 400 libre con un tiempo de 3:59.44 minutos.

Ausentes la australiana Ariarne Titmus, vigente campeona olímpica y mundial, la estadounidense Katie Ledecky y la joven canadiense Summer McIntosh, la nadadora oceánica no encontró rival en la capital catarí.

Tal y como demostró el más de un segundo y medio -1.65- en el que Erika Fairweather aventajó a su más inmediata perseguidora, la china Bingjie Li, al paso por el ecuador de la prueba.

Diferencia que la neozelandesa, la única que logró bajar de los cuatro minutos, no dejó de aumentar hasta alcanzar los 2.18 segundos por los que finalmente la neozelandesa se impuso a la nadadora china, plata con un crono de 4:01.62 minutos.

Completo el podio la alemana Isabel Gose, que logró la medalla de bronce con un tiempo de 4:02.39, medio segundo menos que la brasileña Maria Fernanda Costa, que debió conformarse con la siempre agridulce cuarta posición.

LOS PAÍSES BAJOS ACABAN CON EL DOMINIO AUSTRALIANO

Más sorprendente fue la victoria de los Países Bajos en la final del 4x100 libre donde las europeas, lideradas por una sensacional Marrit Steenbergen, impidieron a Australia sumar su cuarto título mundial consecutivo.

El equipo oceánico, en el que tan sólo repitió Shayna Jack con relación al cuarteto que se impuso el pasado año en los Mundiales de Fukuoka, se vio sorprendido en la posta final por una increíble Steenbergen, que no acusó el esfuerzo realizado unos minutos antes en las semifinales de los 200 estilos.

Reacción final que permitió a las neerlandesas, que se impusieron con un crono de 3:36.61 minutos, arrebatar por 32 centésimas el oro a las australianas, plata con un tiempo de 3:36.93, mientras que el bronce fue para Canadá con una marca de 3:37.95 minutos.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...