Reto mayúsculo en semifinales

Francisco ÁvilaDoha, 13 feb (EFE).- De los diez partidos oficiales que han jugado Estados Unidos y España en la última década, las jugadoras de Adam Krikorian han ganado siete; la última de las de Miki Oca fue en 2023, en un partido de la Liga Mundial, por lo que el reto ante la semifinal de mañana miércoles es mayúsculo.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/3IJZ3QIUVJGC5BIWUT6Q526X6U.jpg

Cargando...

Pero no solo han jugado partidos oficiales, sino que ha existido reciprocidad en sesiones de entrenamiento conjuntas y también en partidos amistosos disputados, los últimos a finales de diciembre de 2023, cuando Estados Unidos invitó a España a disputar un par de partidos en la Ramson Everglades School de Miami.

En todo ello tiene mucho que ver la relación de colaboración existente entre Adam Krikorian y Miki Oca. Krikorian ha llevado a las estadounidenses a otro nivel con tres oros olímpicos, cuatro mundiales, títulos en Ligas Mundiales y en Copas del Mundo.

La historia entre ambos se inició justo cuando España ganó a Estados Unidos en los cuartos de final del Mundial de Barcelona de 2013 (9-6), una competición que acabaron ganando las españolas en la mítica piscina Picornell de Barcelona.

Krikorian vio que aquel equipo español era diferente y aportaba frescura al waterpolo. Fue cuando empezó la relación, que había nacido un año antes en Londres. En aquellos Juegos, España sorprendió al mundo del waterpolo con una medalla de plata (8-5), en el principio de una década prodigiosa.

Precisamente en aquellos Juegos, España y Estados Unidos habían empatado en la primera fase (9-9, entonces no se dirimían los partidos a penaltis).

La racha de victorias de las estadounidenses se alargó con sus victorias en los cuartos de final del Mundial de Kazán 2015: 8-5; con los triunfos en la liguilla (12-8) y en la final del Mundial de Budapest de 2017 (13-6).

En la final del Mundial de Gwangju, de 2019, España volvió a perder (11-6), como también en los cuartos de final del Mundial de Budapest de 2022 (13-8). La derrota más dolorosa, sin embargo, fue la final olímpica de Tokio (14-5) para las estadounidenses.

Entre tanta victoria, Estados Unidos ha cedido muy pocas derrotas en este tiempo. La más sonada la protagonizada por Italia en el pasado Mundial de Fukuoka, en el verano de 2023. En 2022, las de Krikorian perdieron en la Liga Mundial unas semifinales ante Hungría (10-9), y el año anterior contra España (17-15 por penaltis en abril de 2023).

Y poco más. Los últimos enfrentamientos entre Estados Unidos y España fueron en diciembre del 23 en Miami, con dos victorias en sendos amistosos (11-9 y 9-7) para las de Krikorian. En diciembre del año anterior, el 22, España le arrancó un triunfo (9-5) y encajó una derrota en sendos amistosos (11-10).

En total, España ha ganado dos partidos, empatado uno y perdidos siete encuentros contra las estadounidenses. Parece que esta vez, las de Miki Oca están más cerca, sus partidos en este Mundial los ha solventado con solvencia, mientras que las norteamericanas sufrieron en la primera fase ante Países Bajos (10-8) y también en los cuartos de final ante Australia (10-9).

Este miércoles es un buena ocasión para comprobar si España puede trasladar su buen momento y derrotar a las estadounidenses, algo que sería histórico.

En la otra semifinal se medirán Hungría y Grecia. Las 'magyares' derrotaron a Países Bajos, actual campeona mundial y europea, mientras que las helenas se deshicieron de las italianas, a las que tienen tomada la medida, puesto que ya las derrotaron en la final de consolación del Europeo. Italianas y canadienses son los dos equipos de la elite mundial que aun no tienen asegurada su clasificación para los Juegos en el torneo femenino.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...