Trabajando por el fútbol paraguayo en España

Cándido Sánchez (59), un exatacante que en nuestro país vistió las camisetas de Guaraní (inferiores), Tembetary, Sol de América y Libertad, y en el exterior las de Carabanchel, Real Oviedo (ambos de España) y Deportivo Cali (Colombia), reside hace varios años en Madrid, donde es presidente de la AHIPID (Asociación Hispanoparaguaya de Integración Deportiva).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/TP6ZSE3BQZCSLNOLUEYANY6TZI.jpg

Esta entidad organiza campeonatos anuales de fútbol, en el campo del Vallecas Fútbol Club, para los miles de residentes compatriotas en la capital española. En esta liga paraguaya compiten equipos masculinos y femeninos, que acogen además a inmigrantes de otras comunidades latinoamericanas.

Dentro de la AHIPID, Sánchez creó una Academia de Fútbol, que lleva el nombre de “Juan Bautista Agüero”, el primer paraguayo que fue campeón de la Champions League. Lo logró con el Real Madrid, en 1966.

El caacupeño Agüero (79 años) jugó en el Paraguay en Olimpia (tricampeón, 1956/57/58). Luego vistió la casaca de la Albirroja en el Mundial de Suecia, en 1958, donde anotó dos goles. En España jugó en el Sevilla y el Granada, además del Real Madrid, y cerró su carrera en el Deportivo Pereira de Colombia.

PUBLICIDAD

La citada academia entrena a jóvenes paraguayos o hijos de inmigrantes compatriotas, algunos de los cuales ya han incursionado en el fútbol profesional, como es el caso del zaguero central Iván Cañete (20), que pertenece al Atlético de Madrid y que defendió a la Albirroja en el sudamericano Sub 20 de este año. Su futuro podría estar en el Aston Villa inglés si el club madrileño no le renueva el contrato.

Sánchez es además director técnico de la selección de la colectividad paraguaya que interviene en los mundialitos de la integración, en los cuales ha sido dos veces campeón y otras tantas vice, en cinco ediciones de esta competencia que se celebra regularmente en Madrid.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD