Maduro militariza límites con Colombia y Brasil

El régimen de Nicolás Maduro militariza su frontera para impedir el ingreso de ayuda humanitaria enviada por la comunidad internacional para paliar el hambre y la falta de medicamentos. Más países democráticos envían sus donaciones que superan los US$ 150 millones.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/D3EX5LI23VESTBIUWELQNING7A.jpg

CARACAS (AFP, EFE). El ingreso de asistencia humanitaria centra la pugna por el poder entre el jefe del Parlamento Juan Guaidó –quien juró como presidente interino– y el dictador Nicolás Maduro, quien niega que haya una “emergencia humanitaria”, culpa de la carestía a Washington por aplicar sanciones y ve en los planes de la oposición una excusa para iniciar una intervención militar que lo saque del poder.

La oposición, liderada por Guaidó desde el Parlamento (único poder no alineado al chavismo), solicitó una ayuda humanitaria que prevén ingresar el próximo 23 pese a la negativa del chavismo gobernante.

Hasta el momento anunciaron tres puntos de acopio para la ayuda humanitaria, llegada en parte desde Estados Unidos: uno en la ciudad colombiana de Cúcuta, otro en el estado brasileño de Roraima –ambos fronterizos con Venezuela– y un tercero en la isla caribeña de Curazao.

PUBLICIDAD

Guaidó ha dicho que los suministros médicos almacenados en Cúcuta ingresarán a su país el próximo 23 de febrero con el apoyo de voluntarios, la Iglesia Católica y varias ONG.

Según lo detallado por el exalcalde venezolano y opositor David Smolansky, hasta ahora la ayuda humanitaria incluye US$ 20 millones de Estados Unidos, US$ 40 millones de Canadá, 20 millones de euros de Alemania, 2 millones de euros de España 30 millones de euros de la Unión Europea y unos US$ 30 millones de organismos multilaterales. También, el Reino Unido dispuso el envío de 6,5 millones de libras esterlinas, 1 millón de euros de Holanda, US$ 500.000 de Taiwán y US$ 140.000 de Nueva Zelanda.

Por su parte, Chile se comprometió a entregar 17 toneladas de alimentos y medicamentos, mientras que las FF.AA. estadounidenses transportarán unas 200 toneladas de ayuda humanitaria este fin de semana.

El régimen socialista, liderado por Maduro, lanzó ayer una ofensiva contra la oposición al ordenar la militarización de las ciudades ubicadas en las fronteras con Colombia y Brasil: Cúcuta y Roraima, respectivamente.

Además, la Comisión de Seguimiento a la Ayuda Humanitaria del Parlamento denunció que la Policía política de Maduro allanó “sin orden judicial” la Fundación Mavid y decomisó unas donaciones que hizo la ONU para tratar la tuberculosis, malaria y VIH.

Venezuela está sumida en la peor crisis económica –pese a ser el país con la mayor reservada de petróleo del mundo– y política de su historia moderna, que generó un éxodo de más de 2,3 millones de personas desde 2015, según la ONU.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD