Estado ya no asistirá a los indígenas haraganes, anunció titular del Indi

La compra de tierra, el apoyo a los nativos en las comunidades y fin del asistencialismo como reparto de víveres y plata por chantaje al Estado, serán las prioridades del nuevo presidente del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi), Rubén Quesnel, de extracción liberal. En esta entrevista, el funcionario propuso también la revisión de la compra de la propiedad de Unión, que fue rechazada en la administración anterior por estar sobrefacturada.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1985

Cargando...

El Indi actualmente reconoce a 536 comunidades, que fueron desatendidas en los últimos siete meses, según explicó. A su criterio, el ente debe tener filiales en Caaguazú, San Pedro, Bajo Chaco, Alto Paraguay y Boquerón, que atiendan a los nativos para que no lleguen a la capital. Otra de las prioridades será recomponer el parque automotor que está en desuso en la entidad.

Quesnel cree que el Indi debe velar y trabajar por el bienestar de los aborígenes. Al respecto, indicó que han iniciado contactos a fin de conseguir becas para los jóvenes, que sigan estudiando y se capaciten.

En su plan de trabajo también figura la conformación de un comité indígena, con miembros de las dos regiones, para enfrentar la situación de estos últimos cinco meses y planificar lo que será el 2013. Adelantó que este año será de compra de tierras, y el próximo, de promoción de proyectos para aprovechar los territorios.

Casos internacionales
Preguntado cuál será su postura con respecto a las comunidades que reclamaron tierras en instancias internacionales y por lo cual el país tiene condenas de la Corte Interamericana, como Shawoyanaxa y Xakmok Kasek, sostuvo que el Estado comprará las tierras si los propietarios solucionan sus problemas judiciales. Actualmente, el dueño no quiere vender y no se descarta buscar otras alternativas.

En la realidad hay dos grupos de indígenas. Están quienes quieren trabajar en sus comunidades, producir la tierra, arraigarse en las mismas, y los que ya no piensa retornar y quieren vivir del chantaje, pidiendo dinero, y son quienes manipulan a los otros para hacer imponer sus caprichos.

Al respecto, Quesnel dijo que los grupos que trabajan serán asistidos, premiados con proyectos; el otro grupo, que chantajea, tendrá otro trato y aclaró que el Indi no es un banco. Agregó que la Secretaría de Emergencia Nacional ya no quiere entregar víveres a los eternos oportunistas (los Domínguez, Galeano, Silva y otros). “La gente del Chaco, pese a las adversidades, no llega a la capital, sin embargo otros sí, y los primeros serán premiados”, remarcó.

Indígenas urbanos
Con respecto a los indígenas urbanos, quienes abandonaron el campo, indicó que contactó con la Fiscalía, la Corte y la Secretaría de la Niñez para coordinar acciones a fin de sacar a los niños de la calle. Con respecto a los adultos, se les dará una oportunidad, pero luego ya serán considerados vagos.
“No puede ser que todo un país tenga que mantener a un grupo de haraganes. Ellos tienen los mismos derechos y obligaciones. Vamos a trabajar con ellos, pero tendrán prioridad aquellas comunidades que trabajan en sus tierras”, resaltó.

También habló de otro proyecto que está trabajando con el SNPP y que consiste en capacitar a quienes ya no quieren retornar al campo. En ese sentido, están buscando tierras en Central para convertirlas en albergues desde donde irán a estudiar para luego ganarse su pan con su esfuerzo.
Mencionó que en diciembre se habilitará el centro de capacitación manejado por el Indi. Se les dará profesión a los indígenas, profesión de tractorista, electricista, plomería y mecánica, y así incorporarlos al mercado laboral; ellos ya deben trabajar.

En la agenda de Quesnel también figura la habilitación de un centro de exposición de la artesanía indígena, que les permitirá vender sus productos. “El que quiere progresar, tendrá el acompañamiento”, resaltó.

Invasiones campesinas
Actualmente, los indígenas también son víctimas de las ocupaciones campesinas, sobre el tema el titular del Indi apuntó que la prioridad es titular las tierras.
En la primera semana de la presidencia ya se entregaron cinco títulos, porque al tener un documento se podrá accionar para defender los territorios. “En Canindeyú tenemos cinco invasiones de carperos y con las documentaciones ya se podrá desalentar a los taladores de bosques”, indicó.

Quesnel mencionó que durante la presidencia de Lida Acuña se inició un proyecto de producción de harina de algarrobo para suplemento alimentario. Este plan será potenciado porque los indígenas pueden producir. Posiblemente recibirán 500 guaraníes por kilo y les servirá como ingreso. Este tipo de fábrica se implementará en otros puntos del Chaco para que sea la fuente de ingreso de los mismos.
En la Región Oriental se prevé promover la producción hortícola, con apoyo del Ministerio de Agricultura. Habló también de la cría de tilapia, que es próspera en varias comunidades.

“Hay un grupo minúsculo que no quieren trabajar y están dando una apariencia diferente. Si logramos coordinar tareas con las ONG, se puede cambiar la situación de los indígenas, y ya no se tendrá esa apariencia del indígena borracho, vago, tirado y desamparado”, resaltó. En cuanto a la salud, explicó que ya se ejecuta la vacunación, y el objetivo es para inmunizar y protegerlos en su integridad.

Polémicas tierras de Unión
Preguntado cuál será su postura con respecto a las tierras de Unión, que la administración de Óscar Ayala no compró por estar sobrefacturadas y no ser aptas para el asentamiento de personas, indicó que visitará las tierras de Unión. Agregó que estamos en tiempos de inundación y verificará si son anegables, tal como dice el informe.
“Creo que satanizaron esas tierras. Ellos pidieron a 6.000.000 de guaraníes la hectárea; Favero, por ejemplo, está queriendo vendernos una propiedad a 10.000 dólares la hectárea y es imposible comprar. La administración anterior del Indi está detrás de esta compra, sin embargo satanizó a Unión”, afirmó.

Finalmente, aseguró que si es factible, se comprarán las tierras de Unión para reubicar a los nativos.
El terreno grande se puede utilizar para hacer una ciudad indígena. La infraestructura edilicia se podía usar para habilitar un puesto sanitario, escuela y un albergue para la seguridad.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...