La próxima vedette

"Quien mal padece, mal parece" (Refrán popular)

Se conocen cerca de 100 tipos virales del papiloma humano (HPV), que se contraen mediante las relaciones sexuales, se clasifican en tipos de alto y bajo riesgo. En nuestro país ya empezó la publicidad del papiloma causante del cáncer de cuello de útero y verrugas venéreas (sexo vaginal, anal y oral). En Argentina, país que se sumó a la inmunización obligatoria vigente en EE. UU., Inglaterra, España y Panamá, ya rige y es gratuita, abarca las regiones y poblaciones más pobres. Acá, una vecina –de buena posición social– mamá de 2 nenas, me comentaba que su pediatra insiste en el tema de aplicarles la vacuna a las niñas, que cuesta aproximadamente 1.500.000 cada dosis (son 2 ó 3). Detengamos el pánico creado e investiguemos. Como tantos otros planes que se están aplicando sobre la salud a nivel masivo, principalmente en las mujeres (el HPV también se da en hombres), el vocabulario y las explicaciones son para procesarlos. La vacuna contra el HPV se pretende aplicar a niñas de 11 años a 16 años, o sea, según cálculos, antes de que tengan relaciones sexuales.   

Ya no es ningún secreto que las multinacionales farmacéuticas hacen marketing y lobbying millonarios para abrirse paso, con el visto bueno de ciertos Estados, con un abanico de drogas que "erradicarán" enfermedades de epidemias anunciadas. Hay información en la web de que la vacuna Gardasil (contra el VPH) podría haber causado muertes de niñas, contraindicaciones, e incluso abortos en embarazadas dentro de los 30 días de recibir la inyección. La Dra. Diana Harper (EE.UU.) es una de las científicas con más experiencia a nivel mundial sobre las enfermedades relacionadas con el papiloma humano. En la IV Conferencia Pública Internacional de Vacunación (2009), cuando sus patrocinantes creían que defendería la implementación de la vacuna (ella misma participó en el desarrollo de la Gardasil) puso en aprietos a sus patrocinadores, denunciando en su discurso la falta de seguridad de la vacuna que, a sabiendas de los laboratorios, no había sido probada en niñas. Harper afirmó: "Si vacunamos a las chicas de 10 u 11 años, no sabremos hasta 20 ó 25 años si esta vacuna es útil. Vacunar a una niña de esa edad es como permitir efectuar un gran experimento público de salud". Entre sus conclusiones defendió la inmunidad natural de la mujer: "El 70% de todas las infecciones de HPV se resuelven solas, sin tratamiento, en cuestión de un año, y el 90% en dos". Desde el 2006 al 2009 se habían reportado solo en EE.UU. 15.037 casos de efectos secundarios adversos por la vacuna. Llamativamente, en un principio vacunarse contra el VPH era obligatorio para los inmigrantes y opcional para los ciudadanos norteamericanos. La vacuna contra el virus del papiloma humano sigue contando con centenares de médicos en contra en varios Estados del país del Norte y en Europa. ¿Qué será en Paraguay?   

La cercana presidenta argentina Cristina Kirchner acaba de anunciar la obligación de todas las niñas de 11 años a vacunarse contra el virus del cáncer cervical. Según se ve, la Presidenta desconoce o no quiere escuchar las voces de otros científicos y médicos.

La rica información que tenemos gracias a internet nos ayudará a disipar las dudas, a aprender conceptos y contexto. La pregunta tarea para la casa es: ¿Por qué la Dra. Harper, siendo una médica reconocida, incluso fue asesora de la OMS, no ha sido escuchada? La investigadora se animó a decir que "la vacuna es más peligrosa que el cáncer de útero". Así que chicas, sumémonos a la concienciación de la prevención del cáncer cervical, pero escuchando más campanas que campañas. Así hacían las mamás de antes, visitaban 2 ó 3 pediatras y luego, sin presiones ni imposiciones, decidían ellas mismas el tratamiento para sus niños. Hoy parece haber más prisa por aterrar que por educar.

lperalta@abc.com.py  

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05