Los nueve árabes sospechosos para EUA tienen negocios en C. del Este

Los nueve ciudadanos árabes citados la semana anterior por el Gobierno de los Estados Unidos como sospechosos de constituir fuentes de financiamiento del extremista partido Hizbulá, tienen distintos negocios en Ciudad del Este, capital del departamento del Alto Paraná. Las informaciones manejadas por los investigadores sostienen que la mayoría reside sin embargo en Foz de Yguazú, Brasil, con protecciones especiales.

En un comunicado divulgado el 6 de diciembre último en Washington, el Departamento del Tesoro incluyó en una lista a nueve personas (ver infografía), un centro comercial y una compañía de productos electrónicos de Paraguay, al tiempo de anunciar que fueron congeladas las cuentas bancarias y otros activos que los citados tuvieran en territorio de los Estados Unidos.

El centro comercial en cuestión es la conocida “Galería Page” ubicada en el microcentro de Ciudad del Este, mientras que el negocio de electrónica es la “Casa Hamze”, que supuestamente pertenece al libanés Assad Ahmad Barakat, actualmente recluido en la Agrupación Especializada condenado por delitos de evasión fiscal.

En su informe, el Tesoro de los Estados Unidos señaló que “esas personas y firmas han sido incluidas en la nómina de quiénes presuntamente respaldan a grupos terroristas, desde la zona de la Triple Frontera”.

Según el reporte de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros, a cargo del director Adam Zsubim, la organización de Assad Barakat es una de las mayores proveedoras exteriores de dinero del Hizbulá.

“La acción tiene el objetivo de desarticular la red financiera de Barakat”, había precisado Zsubim.

Las investigaciones efectuadas en la Triple Frontera permitieron colectar numerosas evidencias de remesas de fuertes sumas de dinero desde Ciudad del Este a Estados Unidos, específicamente a bancos de nueva York, Houston y Dallas.

Esos fondos fueron a parar posteriormente a cuentas de bancos ubicados en Medio Oriente, supuestamente para financiar las actividades de terroristas.

LOS SUPUESTOS "RECAUDADORES"

* Mohammad Yusif Abdallah, "El pionero y constructor":
líder espiritual de Hizbulá. Construyó un imponente edificio de 19 pisos en Ciudad del Este, en un complejo que incluye a la Mezquita chiita “Profeta Mohamad”. Los fondos necesarios para la construcción fueron donados, aparentemente por otro de los líderes espirituales de la organización, aunque existen versiones que indican que el dinero provino de Irán.

La investigaciones revelaron que la familia cuenta con militantes relevantes de Hizbulá en el Líbano. Uno de sus hermanos es un clérigo educado en Irán, Ghassan, quien viaja con frecuencia a Paraguay para celebrar el culto en la Mezquita de Ciudad del Este.

Durante el reciente conflicto bélico entre Hizbulá e Israel, un primo de Abdallah murió en combate en el sur del Líbano, convirtiéndose en un "mártir" de la organización libanesa. Toda la familia es accionista de la galería Pagé de Ciudad del Este, la cual alberga buena parte de los negocios de los miembros de Hizbulá en Paraguay.

* Mohamad Tarabain Chamas: administra la galería Page y es hombre de confianza de Abdallah y sus hermanos. Tarabain está vinculado a los más importantes militantes de Hizbulá en la Triple Frontera, como Assad Barakat y Ali Kazan. La galería Page es considerada por muchos como un mundo aparte, dentro del laberinto comercial de Ciudad del Este. Según relatan comerciantes libaneses de la zona, no es tan fácil alquilar un negocio allí, pues parecen estar reservados solo para aquellos libaneses que tienen una militancia política afín a Hizbulá o son oriundos de determinados pueblos del sur del Líbano.

Siempre es complicado para las autoridades fiscalizar los comercios en la Galería Page. Por lo general las mercaderías tienen un dudoso origen, se llevan libros contables paralelos, abundan los remitos y recibos falsificados. Este es el "aparente caos" que administra desde hace años Tarabain.

* Farouk Omairi: es un poderoso empresario de Foz de Yguazú, imputado por la justicia federal brasileña por su vinculación con el tráfico internacional de drogas. Omairi, cuyo nombre aparece en la investigación del atentado contra la AMIA, montó un esquema de narcotráfico desde la Triple Frontera, cuyos dividendos formaban parte de las finanzas de Hizbulá en el Líbano. Fue propietario de numerosas agencias de viajes en la Triple Frontera, que eran utilizadas supuestamente tanto para coordinar los viajes de "mulas" con cocaína a Europa y cercano Oriente, como para cooperar con militantes de la organización libanesa en sus movimientos.

* Sobhi Mamoud Fayad el "empresario": purga actualmente una condena de seis años y medio de prisión por evasión impositiva. Junto a su hermano Saleh, no sólo reunían fondos entre simpatizantes de Hizbulá en la Triple Frontera, sino que también eran especialistas en montar negocios en beneficio de la organización extremista.

* Saleh Fayad: éste y su hermano Sobhi serían familiares de Abdallah Kassir, un alto miembro de Hizbulá, ex diputado libanés y responsable de "Al Manar", la cadena televisiva de la organización. El mismísimo Kassir visitó la Triple Frontera en el año 2001, en el marco de una gira oficial, manteniendo encuentros con los más encumbrados militantes de la zona, a quienes habría solicitado un mayor apoyo financiero.

* Ali Kazan, "el político": es el referente político, la cara visible del Hizbulá en la zona de la triple frontera. Kazan, recaudador de fondos y donaciones para Hizbulá y sus ONG, es el administrador de los fondos de la Sociedad de Beneficencia Islámica de Foz de Iguazú, entidad que nuclea a numerosos militantes y simpatizantes de la organización. La figura de Ali Kazan no cuenta con el apoyo político homogéneo de los simpatizantes de Hizbulá de la zona. Algunos de sus detractores indican que Kazan no tiene mérito suficiente para desempeñar el cargo que ocupa, y que ha llegado al mismo solo por relaciones políticas familiares. Durante la visita a Brasil del diputado de Hizbulá Ismail Sukkarieh en mayo de 2006, Ali Kazan ofició como anfitrión y acompañó al parlamentario en sus contactos oficiales.

* Assad Barakat: junto a sus hermanos, montó un sistema para lavar dinero que comprendía empresas y operaciones comerciales ficticias y abarcaba las ciudades de Iquique (Chile) y Ciudad del Este (Paraguay). De esta forma, el "clan Barakat" lavaba el dinero producido por sus actividades ilícitas, el contrabando y la falsificación de moneda. Destinando gran parte de las ganancias a las arcas del Hezbollah en Líbano.
Assad y sus hermanos utilizaron un comercio de su propiedad, ubicado en la Galería Page de Ciudad del Este, llamado "Casa Hamze", para dar empleo a militantes de Hizbulá y para realizar transferencias de fondos para Hizbulá desde Ciudad del Este. Fuentes antiterroristas señalan que Assad estaba implicado en la falsificación de moneda.

* Hatem Barakat: viajaba periódicamente a la zona franca de Iquique, Chile, y realizaba el contacto con las empresas importadoras que le proveían las mercaderías que posteriormente se comercializaban en Ciudad del Este. Actualmente Hatem cumple una condena acusado de falsificación de documentos. Tanto Assad como Hatem presionaban con métodos coercitivos a los comerciantes libaneses para que aportaran fondos para el Hizbulá. Incluso promovió una recaudación de fondos destinada a una Mezquita en Líbano donde se desempeña su hermano el Sheik Akram Barakat, importante miembro del Hizbulá.

* Mohamad Fayez, "el otro Barakat": proporcionó asistencia financiera a su primo, Assad Ahmad Barakat, siendo responsable de la remesa de fondos destinados a Hizbulá en el Líbano.

Es investigado por millonarias evasiones al fisco, lavado de dinero y piratería comercial. Además, estaría conectado traficantes y falsificadores de documentos que operaba en la Triple Frontera.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD