Los colores de Septiembre en la Expo Flora

Los días 19, 20 y 21 de septiembre tendrá lugar la tradicional Expo Flora en el Centro de Convenciones Mariscal con una amplia variedad de ofertas.

Orquídeas.
Los días 19, 20 y 21 de septiembre tendrá lugar la tradicional Expo Flora en el Centro de Convenciones Mariscal con una amplia variedad de ofertas.gentileza

Cargando...

Septiembre siempre llega con alegría, espíritu juvenil y todo el colorido de las flores. La Primavera invita a una cita obligada para la Expoflora, donde se ofrecerá una completa selección de las mejores plantas y constituye un encuentro único para hacerse con los mejores ejemplares de nuestras plantas favoritas.

Entre las preferidas de la Primavera en los jardines siempre están las exquisitas y bellas orquídeas.

Edith Victoria Maidana de Irala comenta que tuvo la suerte de crecer en medio de las bellas plantas de su madre, ya que esta tenía un vivero muy grande, el Vivero Jardín Villa Victoria, sobre la autopista. Las orquídeas siempre le gustaron; las empezó a coleccionar desde muy joven e iba reproduciéndolas por cortes de plantas matrices. Se dedicó de lleno desde hace unos 12 años.

Escoger el lugar en el cual colocar una orquídea es lo más importante. El espacio debe contar con una buena ventilación y estar protegido de vientos fuertes. Debe tener un techo con media sombra, donde debe haber una buena iluminación, pero evitando la exposición directa al sol.

La experta añade que es muy importante mantener limpio el lugar de cultivo y su entorno. Además, recomienda utilizar planteras adecuadas, que cuenten con buen drenaje. También sugiere mantener una prudente separación entre ellas, todo esto con el fin de evitar la retención de agua y lograr así una buena aireación entre las planteras y las raíces, evitando también la germinación de hongos.

Es vital seleccionar el sustrato cuidando que este esté libre de plagas. También se debe tener en cuenta el tamaño del corte, y que el sustrato sea el adecuado según la especie de orquídea, como la corteza de pino. Si estas tienen raíces finas, es mejor usar las de corte pequeño y si tienen raíces de calibre más grande, usar las de corte mediano. “Así las raíces se toman mejor a los cortes de la corteza de pino u otro tipo de sustrato similar”.

Cómo cuidar orquídeas

Regar a primera hora de la mañana o a la tardecita, para evitar que se produzca el efecto espejo sobre las hojas mojadas y las quemen los rayos solares fuertes, dice la experta. La misma recomienda aplicar una fertilización bien equilibrada, respetando siempre la dosificación indicada.

Maidana comenta que las especies que más se piden son las cattleyas y las phalaenopsis, ambas de gran colorido y poder de atracción. Para la gente, las cattleyas son menos complicadas de cuidar, y las phalaenopsis son preferidas por la larga duración de su floración y porque lo hace dos veces al año. “También hay quienes gustan mucho de las vandas, porque florecen de dos a tres veces al año y duran bastante; las dendrobium, por su fácil cultivo y manejo”.

Recomienda colocarlas en un lugar bajo media sombra donde tengan buena iluminación y ventilación, y riego periódico de acuerdo a la especie. Por ejemplo: a las phalaenopsis es bueno regarlas cada 10 días, a las cattleyas 2 a 3 veces por semana, las vandas reciben riego todos los días, etc. “Lo mejor es colocarlas por grupo según la especie, para atender adecuadamente su requerimiento en cuanto al riego”.

Pero esto no es todo: “Además, se debe realizar la sanitación de las orquídeas luego de lluvias profusas, con fungicidas sistémicos; fertilizarlas en forma periódica porque, como no están en su hábitat natural, lo necesitan para su buen desarrollo, y sobre todo, para ver lo que más deseamos, sus bellísimas flores”, concluye.

Más info

Instagram: @orquideasvic

Fb: Orquídeas Victoria

Bonsái: fascinación de Oriente

“Básicamente, un bonsái es un árbol cultivado en una maceta o en un contenedor. Uno va aplicando técnicas para que ese árbol sea lo más semejante a lo que sería un árbol en la naturaleza. Cuando un bonsái más se parezca a un árbol en el estado natural, va a estar mejor logrado. Muchas veces la gente busca, por un cliché cultural, que el árbol tenga todas las raíces afuera o que esté muy torcido el tronco. A la hora de elegir un bonsái, yo lo que les recomiendo a mis alumnos es que ellos miren el árbol, y cuanto más se parezca a un árbol natural, mejor logrado está”, comenta Víctor Manuel Suárez.

El bonsái se va formando a través de la poda. “Es lo que hace que se reduzca el tamaño del árbol, y con los alambres hay una técnica que se llama alambrado, que es la que va dándole forma al árbol; son como tutores. Hay muchas personas que piensan que el alambrado hace sufrir al árbol, pero realmente si la persona que cuida es responsable, el alambre no debería dañar al árbol”, explica.

Si llega el periodo en el que hay que sacar el alambre y la persona no está atenta, y no lo saca, sí podría llegar a marcar al árbol y provocar cierto daño en la corteza. El momento de quitar el alambre depende mucho de cada especie de planta.

El experto comenta que algunas especies se adaptan mejor que otras al clima local. “Muchas de las especies que yo tengo, que son exóticas, son especies que hace muchos años que están en Paraguay, entonces están aclimatadas; trajeron los primeros inmigrantes japoneses. Las conseguimos en Pirapó, en las colonias japonesas”. Estas serían las serissas, el albaricoque japonés –que en japonés se llama ume–, o el pino negro, entre otros.

Lo ideal para quienes tienen un bonsái por primera vez es que compren una planta de un vivero; que tenga ciertas características, como el tronco torcido, una buena ramificación. La gente muchas veces busca más formas que especies, dice. El público en general relaciona también los años con la calidad del bonsái, y esto no siempre va de la mano.

Cómo cuidar un bonsái

“El bonsái necesita básicamente dos cosas: sol y agua”, aclara. Después, lógicamente, necesita poda, fumigación, abono; pero las dos principales causas de muerte de los bonsáis son, o falta de luz solar directa o falta de agua. Estas bellezas de Oriente necesitan un riego diario y, cuando la temperatura está alta, más de una vez al día. Los bonsáis son plantas para exteriores, comenta. “Eventualmente, si tienes una cena, puedes meterla adentro. Incluso pueden estar dos o tres días adentro, pero el resto del mes afuera”. Se podrían adaptar a vivir en departamentos siempre y cuando tengan sol directo como mínimo durante tres horas.

Muchas veces vemos a estos árboles en miniatura, pero de flores y frutas de tamaño normal. “Hay mucha gente que dice que los bonsáis son árboles atrofiados; cuando nosotros hablamos de atrofia, estamos hablando de una deformación celular. O sea, vos deberías tener los huesos de una forma y están torcidos. Pero, si vos hacés un análisis celular de un bonsái y de un árbol grande, todas sus células tienen exactamente la misma característica: ellos dan flores, sus flores dan frutos, sus frutos dan semillas, las semillas son fértiles, pueden volver a tener otra planta, y no hay ningún tipo de deformación celular”, dice y agrega que, si bien existen técnicas que sirven para reducir el tamaño de las hojas de los bonsáis, hay especies que no reducen y hay otras que reducen muy bien, pero en cuanto a las flores y los frutos, estos siempre son de tamaño normal.

El experto no deja de lado el tema del cambio climático, y comenta que este invierno, por ejemplo, fue horrible para las plantas, ya que estas no entienden qué pasó, no saben que están en verano, primavera, otoño, invierno, por lo que están resentidas en todo su ciclo biológico. “Hay plantas que no perdieron las hojas que deberían haber perdido. Eso implica que son plantas que tienen que descansar durante el invierno. Entonces no descansan porque no perdieron las hojas, hicieron fotosíntesis todo el año. Ahora están volviendo a brotar sin perder las hojas. O sea, hay una cantidad de desfasajes dentro de su ciclo biológico”.

Sobre las especies nativas comenta que, por ejemplo el lapacho no es una linda planta para bonsái; y esto sucede por dos motivos: primeramente porque tiene las hojas compuestas, que son muy grandes y reducir eso es muy difícil, y para que quede armónico el bonsái, tiene que ser uno enorme o no parece algo natural; y en segundo lugar, tienen las flores en la punta de las ramas, y como se poda permanentemente, él es muy difícil que llegue a florecer; y si llega a florecer, tiene tres o cuatro flores, nunca se llega a cubrir, aclara.

La práctica alrededor de los bonsáis es fascinante. Víctor cuenta que hace 25 años que se dedica a ellos y recuerda que su primer encuentro con uno fue en un restaurante chino, de dueño japonés; luego, en 1998, una bonsaísta argentina que se llama Marita Gurruchaga comenzó a publicar unos fascículos coleccionables de bonsáis que se vendían en los kioscos y ahí comenzó a leer y aprender. Luego conoció al señor Kanazawa, un japonés del que también pudo adquirir algunas de las especies que había solamente en los libros.

Más info

bosquesdeoriente@hotmail.com

Instagram: @bosquesdeoriente

Cactus y suculentas: que no te espanten las espinas

Los cactus tienen su legión de fanáticos y en los últimos años el gusto por las suculentas también creció. Nahir Molinas Aguilar comenta que comenzó a coleccionar estas plantas en el año 2000, cuando se asoció a la Sociedad de Horticultura y jardinería del Paraguay. Viajaba al Brasil y a la Argentina a las exposiciones florales; allí compraba las especies que no tenía, comenzó a reproducirlas y llegó un momento en que tenía tantos ejemplares que ofreció para vender.

Tanto los cactus como las suculentas son plantas crasas (tienen agua de reserva en sus hojas y tallos), comenta. “Los cactus evolucionaron perdiendo sus hojas, transformándolas en espinas para evitar la pérdida de agua en lugares desérticos. En cambio las suculentas conservaron sus hojas, donde tienen su reserva de agua cuando se las somete a largas temporadas de sequía”, explica la experta.

En cuanto a los cuidados, estos son similares para ambos: pleno sol y poco riego dependiendo de las variedades; algunas requieren media sombra y más riego, aclara. Los lugares ideales para ellas son en casa bajo los aleros protegidas de la lluvia o bien en invernaderos de techo transparente, sugiere.

Las variedades más requeridas de cactus son las mamilarias y los cereus, por sus flores bellas y su resistencia a mucho sol y poca agua; en cuanto a las suculentas, las más buscadas son las echeverias, debido al colorido variado de sus hojas, y también los graptopetalus, por su resistencia a la falta prolongada de agua, comenta.

La especialista recomienda que las macetas tengan buen drenaje para filtrar agua y así evitar que se pudran, además de un sustrato bien suelto, por la misma razón. Agrega que es necesario un control periódico de plagas como las cochinillas y los pulgones, así como la fumigación con acaricidas y fungicidas.

Más info

Facebook: Nahir Molinas.

Instagran : nahirmolinas.

Expo Flora en agenda

Productores de flores, viveristas, floristas y empresas dedicadas a los insumos de jardinería se darán cita en el Centro de Convenciones Mariscal (Dr. Juan Eulogio Estigarribia 5086 esq. San Roque González), el martes 19 de septiembre, de 14:00 a 21:00; el miércoles 20 y jueves 21, de 9:00 a 21:00.

Los expertos brindarán recomendaciones para obtener una bella y larga floración; y los arreglos tendrán un toque vanguardista.

Jardines verticales, orquídeas, rosas del desierto, kalanchoes, santarritas, especies verdes como las aspidistras, bonsáis, tunas, hojas de vista y flores de estación y perennes, gerberas, dalias, enredaderas, rosales, hierbas medicinales y arbolitos entre otros se presentarán en plena primavera.

La feria promete acercar lo que se produce en nuestro país proporcionando una experiencia única de naturaleza bella, ideal para sensaciones muy gratas y placenteras.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...