La nueva “villana” del cine nacional

Aunque el cine nacional es aún incipiente, va posicionándose a pasos agigantados con interesantes propuestas. Éstas, a su vez, propician el surgimiento de ambiciosos actores. Es el caso de Violeta Acuña, la “villana” de “Luna de cigarras”.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/ZI6UQX2QDFGXVKOXRZTS2ZVHIM.jpg

Violeta Acuña (24) es la “villana” en 'Luna de cigarras', una de las pocas mujeres que participan en el largometraje y la que tiene un papel peculiar: es una espía que se infiltra en una banda de narcotraficantes por dinero. Ella misma describe a su personaje como una persona con mucha actitud: “Busqué para mi personaje una mujer con mucha actitud. Una guerrillera que trabaja en todo terreno, hace todo por dinero. Trabaja en un ambiente donde corre sangre”, dice.

Agrega seguidamente que este papel fue un gran desafío, “por eso tuve una preparación bastante intensa (…) Mi personaje no es de palabras, pero es de mucha acción y contribuye mucho al suspenso de la película”, explica.

'Luna de cigarras' es un largometraje recientemente estrenado, del director Jorge Bedoya. Según la descripción de la actriz, trata sobre la idiosincrasia paraguaya de una forma jocosa, es una comedia negra. Se refleja mucho la problemática del latifundio en Paraguay, pero contada desde el punto de vista paraguayo y extranjero. Explica que el director estuvo mucho tiempo radicado en el exterior y fue por este motivo que le dio “una mirada que comprende una mezcla de cómo nos ven de afuera y cómo nos vemos nosotros mismos”.

A pesar de su corta edad, Acuña ya cuenta con una larga trayectoria actoral en el teatro y fue esta experiencia probablemente la que le dio la suficiente seguridad y aptitudes para ser elegida en el casting de la película. Comenta que el haber participado de este trabajo fue una grata y enriquecedora experiencia. “A cada uno le toca su momento y cuando viene el tren uno tiene que subirse, si no, se pierde la oportunidad y corre el riesgo de que nunca más llegue otra. Las oportunidades hay que agarrarlas sin pensarlo dos veces”, recomienda.

'Luna de cigarras' fue para Violeta su primera experiencia actoral en un largometraje. Comenta que actualmente ya se encuentra trabajando en otra película, que si bien le tiene restringido hablar mucho aún al respecto, indicó que se trata de un guión de drama sociopolítico paraguayo que estaría listo en 2015 ó 2016.

Si bien ahora es conocida por su papel en “la película del momento”, Violeta se formó en el teatro, donde también se encuentra trabajando intensamente, según relata. “Tengo muchos proyectos de teatro alternativo. Tres proyectos más para el año que viene”. Explica que actualmente forma parte de un grupo de teatro alternativo de nombre “Karaku”. Su primera experiencia profesional la tuvo en el Arlequín Teatro durante dos años. Luego de esto, ya se inclinó hacia lo alternativo, con constantes capacitaciones en danza-teatro y teatro físico (corriente de vanguardia, saliendo del naturalismo).

“Hice trabajo con el proyecto 'Tierra sin mal' con el grupo Jara Teatro”, cuenta. Además, junto con el director Víctor Sosa se encuentra trabajando desde 2012 con una obra llamada “Las empleadas”, adaptación de una pieza francesa. En ese sentido, considera que si bien el actuar en audiovisuales le da un estatus mayor a los actores, el hacerlo en obras teatrales es una mejor oportunidad, considerando que “el teatro es arte del actor y el cine el arte del director”.

Relata que con la obra “Las empleadas” le cupo la oportunidad de hacer una gira que actualmente está en marcha por el interior del país. “Ya estuvimos por San Juan Nepomuceno y la obra fue muy bien recibida”, puntualiza.

Asegura que otro objetivo que persiguen como actores de teatro es reactivar espacios que pueden ser aprovechados, como los cinco auditorios de la Universidad Nacional de Asunción, en su campus de San Lorenzo. “Queremos que esos espacios no sólo sirvan para colaciones, sino que estén equipados para el teatro, donde interactúen el escenario y el público. Es un espacio más amplio que puede ser multiuso. Entonces son espacios muy interesantes que estamos tomando, que estamos haciendo valer”, añade.

Yo creo que este es un auge bastante interesante que está pasando ahora más en el audiovisual pero también en el teatro, que son mercados similares pero no del todo, porque teatro es un arte vivo y el audiovisual tiene la ventaja de que a nivel de distribución y de proyección es masivo. Gracias al audiovisual, el actor puede proyectar más su trabajo, más en este país donde la situación está emergiendo. Me encanta el audiovisual y la verdad este auge te da esperanza de que sí se puede vivir de esto. Acá hay demasiado potencial que hay que explotar, para eso necesitamos el apoyo del Estado. Que existan más entidades que den financiamiento. Es una obligación y una necesidad de la cultura paraguaya fomentar este tipo de iniciativas. Ver que la naranja es también una industria, puesto que genera fuentes de trabajo y muchas más oportunidades, no sólo para los artistas, sino también para todos los integrantes del equipo técnico. Del sector privado también necesitamos apoyo para tomar altura ya que ahora estamos arrancando.

Violeta Acuña nació en Asunción el 17 de octubre de 1990 y actualmente reside en Lambaré con sus padres y su hermana Jazmín. Se recibió de actriz en la Escuela Municipal de Arte “Roque Centurión Miranda” en 2012, pero trabaja oficialmente en el rubro desde 2011.