¿No podés dejar de comer? Podría deberse a problemas de tiroides

Varias son las sutiles señales que podrían indicar problemas en las tiroides. En esta nota hablamos de ellas.

Comer en exceso.
Comer en exceso.Shutterstock

Cargando...

La glándula tiroides está en la parte frontal de la garganta y su forma parece la de una mariposa. Aunque es pequeña, es responsable de la secreción de hormonas que regulan el metabolismo, la temperatura e, incluso, el pulso de nuestro cuerpo.

Si la tiroides produce demasiadas hormonas, desarrollamos hipertiroidismo. Si, por lo contrario, no produce lo suficiente, sufrimos hipotiroidismo. Estos son algunos síntomas que son señal de problemas con la tiroides.

Cuáles son las señales de problemas de tiroides

1. Sentimiento de tristeza o desánimo. Según la Clínica Mayo de los EE. UU., tanto el híper como el hipotiroidismo pueden influir en nuestro estado de ánimo. Una cantidad de hormonas insuficiente puede influir en una menor secreción de serotonina y, en consecuencia, hacernos sentir deprimidos o sin fuerzas. Por el contrario, demasiada hormona tiroidea puede causar ansiedad o irritabilidad.

2. Constipación. Sufrir frecuentes problemas digestivos y de expulsión de residuos, es posible que sea a causa de la función alterada de la glándula tiroides. La relación es la siguiente: la glándula es responsable de facilitar el proceso de digestión con hormonas. Si produce muy pocas, la digestión y expulsión se ven dificultadas considerablemente.

3. Somnolencia. Las constantes ganas de dormir pueden ser una señal de alarma que nos envía el cuerpo. El hipotiroidismo puede producir ganas de dormir también de día y es un síntoma que no se puede ignorar si esa somnolencia no está directamente relacionada con un suceso concreto (por ejemplo, estar de fiesta toda la noche y sin dormir).

4. Caída de cabello y piel seca. ¿Es posible que tu piel esté seca y te pique, incluso, en invierno? Puede ser el síntoma de hipotiroidismo. El cambio en la estructura de la piel se da a causa de un metabolismo frenado. El cabello puede hacerse seco y frágil e, incluso, puede ocurrir una caída de cabello en las cejas u otras partes del cuerpo.

5. Aumento de peso. Si llevás una dieta saludable y tenés una vida activa, pero seguís ganando peso, es posible que la causa esté en la tiroides. A veces, aumentar los entrenamientos y apenas dejar de comer no es la solución y lo que se necesita es acelerar el metabolismo. En la mayoría de los casos se trata de hipotiroidismo.

6. Dolores musculares. El mal funcionamiento de la tiroides puede terminar en el deterioro de los nervios, que se ocupan de enviar mensajes al cerebro sobre el resto del organismo. Estos pueden ser la causa de calambres o dolores inexplicables de brazos, manos, piernas o pies. Es posible que la responsable de todo esto sea la tiroides y su irregular producción de hormonas.

7. Mareos. Si tenés tendencia a sentir mareos que con el paso del tiempo se hacen cada vez más molestos y frecuentes, es posible que la culpable sea la glándula tiroides. Un hipertiroidismo puede provocar grandes dificultades en la concentración, mientras que el hipotiroidismo puede crear problemas de la memoria. Al comenzar el tratamiento médico, los mareos desaparecen. Muchas mujeres creen que estos mareos son parte de la menopausia; sin embargo, son producto del hipotiroidismo.

8. Hipertensión. Si sufrís de hipertensión arterial y el único remedio parece ser usar medicamentos, una dieta estricta y ejercicio regular, quizás debas comprobar el estado de tu glándula tiroides. Si tenés una tiroides demasiado activa, el nivel de colesterol también crecerá y esto tendrá una influencia directa en la tensión arterial.

9. Apetito aumentado o cambios en las papilas gustativas. ¿Algunas cosas han empezado a saber de manera diferente de repente? Si tenés hipertiroidismo, es posible que te cambie el sabor u olor de la comida. Si no podés dejar de comer, también puede ser causa de hipertiroidismo. Estos cambios son muy importantes y no deberían ignorarse.

10. Malestar de cuello o garganta. La tiroides se encuentra en la garganta, así que es posible que sientas dolor en esa parte del cuerpo. Un bulto en la garganta, cambios de voz o una glándula hinchada significan problemas con la tiroides. Si no notás ninguno de estos problemas, pero querés comprobar la glándula, podés hacerlo con la ayuda de un espejo y buscar hinchazones. No confundir la nuez de Adán con la tiroides. La segunda se encuentra debajo, más cerca de la clavícula. Ante cualquier duda, consultar al médico especialista.

¿No podés dejar de comer? Podría deberse a problemas de tiroides
Enlance copiado
Cargando ...