Naturales de Arturo Soto afianzan oportunidad en corrida del centro de México

Borja Ilián Texcoco (México), 25 mar (EFE).- En la primera corrida de la Feria del Caballo en Texcoco, a 40 kilometros de la Ciudad de México, destacaron la faena de Arturo Soto y la nobleza de los Torrecilla. Cortaron orejas protestadas Alejandro Lima “El Mojito” y Sebastián Ibelles.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

Los toros de Torrecilla fueron de correcta presentación y buen juego, salvo primero y sexto.

Se registró algo menos de media entrada en la plaza Silverio Pérez.

Una corrida denominada de “oportunidad” con seis espadas supone un “handicap” para público y toreros.

Para los primeros por presenciar como los diestros extienden innecesariamente las faenas. Para los segundos por lo justificado ,para ellos, e inútil de prolongar las mismas.

A pesar de ello, la nobleza de los Torrecilla aligeró el festejo.

Lo más destacado lo ofreció Arturo Soto. Un matador sin apenas corridas que dejó una faena de mérito y dos naturales de mucha pureza.

Soto enfrentó un toro hecho, pero mermado de patas delanteras. A pesar de su poca movilidad, la nobleza al embestir, permitió a Soto realizar naturales ligados y muy hondos a base de cruzarse y citar cargando la suerte.

Prolongó, sin necesidad, la faena con el toro muy parado. Mató de una buena segunda estocada.

El juez de plaza negó la solicitada oreja por el público. El abre plaza rebuscó capotes en los que recibía la puya.Antonio Lomelin enfrentó con la muleta una res mermada y condicionada por la falta de trapío. Al natural, el diestro logró conformar pases sueltos.

Mató con una trasera desprendida al segundo intento. La primera oreja de la tarde fue para “El Mojito” cortada a un toro con pelaje de novillo, correcto de presentación y de gran movilidad.

“El Mojito” le dejó un buen par con pausa al violín.En el tercio de muleta el Torrecilla evidenció clase, mientras el espada denotó falta de sitio.

Los pases finalizaban por las facilidades que el cuadrúpedo daba. Murió el buen astado con una media suficiente a la primera. La oreja otorgada a “El Mojito” debe agradecérsela al ganadero. Un toro, de nuevo, con detalles de novillo, pero apretado de carnes tocó en suerte a Xavier Gallardo.

El torero realizó una buena dirección de lidia. A la muleta el Torrecilla acudió con nobleza en una faena larga de Gallardo en la que citó con mucha distancia.

La otra oreja fue para Sebastián Ibelles, ante un quinto bien presentado, bravo y con menos nobleza que sus hermanos. Ibelles dudó en las distancias al inicio de faena y el animal se hizo áspero.

Más tarde, Sebastián se aferró al tremendísmo ante un buriel de indudable peligro, que le propinó un susto sin consecuencias.Ejecutó una magnífica estocada al segundo intento.

De nuevo el juez de plaza facilitó premio a una faena sin un solo pase.

El que cerró plaza, toro de fina estampa, acudió con alegría al caballo.

Tras el tercio de varas el Torrecilla se comportó sin fijeza, siempre con la testa alta y saliendo suelto de la muleta. Le faltó a Saez probarlo de lejos. Murió tras pasar dificultades el joven espada.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...