El ministro del Interior indio busca poner fin a la violencia étnica en el este del país

Nueva Delhi, 31 may (EFE).- El ministro del Interior indio, Amit Shah, se reunió este miércoles con líderes comunitarios y de las fuerzas de seguridad del estado oriental de Manipur para tratar de poner fin a la espiral de violencia étnica que ha dejado ya más de ochenta muertos.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1987

"Mantuve una reunión con delegaciones de los kuki y otras comunidades en Moreh. Mostraron su fuerte apoyo por las iniciativas del Gobierno por restaurar la normalidad en Manipur", dijo Shah en Twitter.

El ministro del Interior también se reunió hoy con altos oficiales para hacer balance de la situación de seguridad en la ciudad fronteriza con Birmania (Myanmar), tras mantener encuentros ayer con representantes de partidos políticos y grupos civiles estatales.

Shah se encuentra en el estado de Manipur en el marco de una visita de varios días para poner fin a los enfrentamientos, que comenzaron a principios de este mes después de que el Tribunal Superior del estado instase a incluir al grupo étnico Meitei en su lista de tribus desfavorecidas.

Así, esta comunidad mayoritaria y predominantemente hindú podría ganar acceso a las reservas de puestos laborales en la administración pública y en la educación que la India ofrece a los grupos históricamente más discriminados: el de los antiguos intocables y los grupos tribales reconocidos.

Esta posibilidad enfureció al resto de tribus, 33 en Manipur y que forman cerca del 40 % de su población, englobadas en grupos kuki o naga y de mayoría cristiana.

Una manifestación de miembros de tribus minoritarias contra la inclusión de los Meitei se tornó violenta el pasado 3 de mayo, y los disturbios iniciales derivaron rápidamente en un conflicto entre comunidades que ha provocado más de 20.000 desplazados y 80 muertos, según el último balance del medio Indian Express.

Los servicios de Internet permanecen suspendidos y las fuerzas de seguridad tomaron las calles para evitar más enfrentamientos entre comunidades.

Tras los enfrentamientos entre civiles, en un estado que ha sido en el pasado escenario de choques entre comunidades y movimientos separatistas, el Gobierno regional acusó a grupos insurgentes de avivar los combates.

El jefe de Gobierno de Manipur, N Biren Singh, afirmó que casi 40 insurgentes murieron a manos de las fuerzas de seguridad indias.

Sin embargo, el jefe del Estado Mayor de Defensa de la India, el general Anil Chauhan, afirmó ayer durante una rueda de prensa que la situación en Manipur "no tiene nada que ver con insurgentes" y es "primariamente un choque entre dos grupos étnicos".

"Se trata de una situación de ley y orden y estamos ayudando al Gobierno estatal", dijo Chauhan.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...