Alemania: estuvo preso 13 años por un asesinato, pero la víctima murió en un accidente

BERLÍN. Pasó más de 13 años en prisión por la muerte de una anciana de 87 años, pero ahora se descubrió que la mujer murió por un trágico accidente y no por el supuesto asesinato por el que condenaron al acusado, que hoy fue absuelto. Había sido condenado a cadena perpetua, y ahora tiene derecho a una indemnización.

Manfred Genditzki fue absuelto hoy. En principio lo habían condenado a cadena perpetua y pasó 13 años en prisión, pero ahora la justicia cree que la víctima murió en un accidente y no asesinada.
Manfred Genditzki fue absuelto hoy. En principio lo habían condenado a cadena perpetua y pasó 13 años en prisión, pero ahora la justicia cree que la víctima murió en un accidente y no asesinada.102618+0000 KARL-JOSEF HILDENBRAND

Cargando...

Tanto la representación legal como el Ministerio Público habían solicitado la liberación de Manfred Genditzki, de 63 años, ya que consideran que hay incertidumbre no solo sobre la culpabilidad del acusado en el asesinato, sino también sobre la existencia misma de dicho crimen, de acuerdo con lo señalado por los medios de comunicación.

Desde el punto de vista de los peritos que tomaron la palabra en el juicio, es posible, e incluso probable, que la anciana sufriera un accidente al morir ahogada en su bañera, en contra de la condena inicial, que apuntaba a que había sido el acusado, que trabajaba de conserje en el edifico donde vivía la mujer, el que presuntamente la había ahogado.

Genditzki, que llevaba en prisión desde principios de 2010, siempre había insistido en su inocencia, luchó durante años por una repetición del juicio y recaudó donativos para encargar nuevos peritajes.

Finalmente, en agosto del año pasado Genditzki recuperó la libertad tras 4.912 días en prisión ante las dudas sobre su presunta culpabilidad y la Audiencia Provincial de Múnich accedió a su petición de un nuevo juicio.

Palabra de jueza: “Ha soportado usted esto de una manera admirable”

“Ha soportado usted esto de una manera admirable”, declaró la jueza Elisabeth Ehrl al comunicarle la absolución y después de aludir al camino pedregoso que ha tenido que recorrer el acusado.

El tribunal está convencido de que Liselotte K. murió en un trágico accidente, dijo Ehrl al leer el veredicto, que marca el final del tercer juicio de este caso, que se remonta a octubre de 2008.

En 2010, la Audiencia Provincial de Múnich había condenado a Genditzki a cadena perpetua por el presunto asesinato de la anciana, sentencia que fue recurrida por su entonces abogado defensor y que en segundo juicio fue confirmada con un veredicto de culpabilidad.

Tras su absolución, Genditzki tiene derecho a una indemnización de 75 euros por cada día que pasó injustamente en prisión, que en su caso se traduce en 368.400 euros, y puede reclamar, además, daños materiales, por ejemplo, por lucro cesante.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...