El español Gines Marín corta oreja por oficio en corrida de carnaval en oeste de México

Borja Ilián Jalostotitlán (México), 11 feb (EFE).- En la primera corrida de la Feria de Carnaval en Jalostotitlán, en el estado de Jalisco, oeste de México, celebrada este domingo, el español Gines Marín obtuvo una oreja mientras los mexicanos Octavio Garcia 'El Payo' y Leo Valadez se fueron de vacío.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

Las reses de San Isidro de distinta presentación fueron descastadas salvo el bravo sexto. Se registró más de media entrada en la plaza Fermin Espinosa “Armillita”.

El manso encierro de San Isidro no impidió a Marín lograr una oreja labrada gracias a un correcto concepto de la lidia.

El apéndice fue cortado al quinto de la tarde. Marín empezó citándolo por bajo. Era un toro hecho y descastado que se vio obligado por la muleta del español. El diestro europeo estiraba cada pase enajenando de tela al manso.

Con la derecha atinó a ligar con la zapatilla plantada. Al natural le fue necesario construir la lidia pase a pase. Labor muy ceñida del de luces que mantuvo en un palmo de terreno al toro encelándolo.

En la fase final de la faena Marín se inclinó por mostrar su dominio sobre el astado con pases en la cara del toro. Desnudó el engaño antes de ejecutar y ofreció otra ronda de mono pases.

Tal vez le sobraron ganas de triunfar y le faltó calma y decisión para estoquear. A pesar de ello una media, feamente aplicada, fue suficiente para cortar una justa oreja, pues se inventó al San Isidro con oficio y sitio.

Antes el español enfrentó una res seria pero de dudosa edad. Sin ser un derroche de casta tomaba la muleta con prontitud. Le costó al ibérico darle la lidia correcta.

Por ambos pitones tardó en encontrarle la altura y distancia. Sí pudo finalmente realizar series mandando y con alguna combinación de pases largos y hondos tanto con la diestra como la siniestra.

Ayudaba cómo el San Isidro repetía tras su segunda embestida, estirada con quietud por Marín. Antes de tirarse a matar realizó circulares y desplantes sin orden y corrigiendo la posición. Finiquitó al segundo intento.

Lo otro reseñable del encierro vino de la mano del mexicano Octavio García.

Al abre plaza con el capote 'El Payo' le dobló el gesto. Un San Isidro de serias hechuras que una mala lidia de las cuadrillas abalanzó sobre el caballo derribándolo.

Luego arroyó brutalmente a un banderillero que tampoco supo medir el comportamiento del animal. Solo el torero entendió los tiempos que requería el manso que repentinamente pasaba de la defensiva a embestir atropellando. “El Payo” dejó de interés una tanda de tres derechazos muy templados.

Toro y faena de más a menos de la mano de la mansedumbre del primero y la falta de sitio del espada. García mató al segundo intento de estocada desprendida.

García y su cuadrilla tuvieron de segundo a un manso con el que hicieron otra vez una desordena lidia.

Buenos pares de Joel Delgado 'El Panita' que saludó al tercio tras asomarse en dos ocasiones al balcón.

'El Payo' fue persiguiendo al bobino por el ruedo mientras le soltaba pases. El mexicano expresó su disgusto al palco por la mansedumbre del ejemplar que huía constantemente a tablas.

El mexicano Leo Valadez con un tercero de la tarde de juvenil estampa que recortaba el viaje, no quiso arriesgar y abrevió.

Bien distinto fue el que cerró el festejo, el único cornúpeta que persiguió con casta cada engaño que se movía a su alrededor.

Valadez desaprovechó su bravura citando en paralelo con la muleta atrasada, enviando en cada pase muy lejos al animal. No supo lucir la bravura del toro que repetía con nobleza y emoción.

Concluyó la primera corrida de carnaval en Jalostotitlán sin lograr por ahora la euforia de los aficionados. Este lunes va la segunda de tres en días seguidos.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...