HRW recuerda la inacción de la comunidad internacional ante el genocidio de Ruanda de 1994

Kigali, 2 abr (EFE).- La ONG Human Rights Watch (HRW) recordó este martes la "negativa" de los principales actores de la comunidad internacional de actuar ante el genocidio perpetrado hace treinta años en Ruanda, donde el Gobierno de la mayoría hutu orquestó la matanza de unos 800.000 tutsis y hutus moderados.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

"Una lección perdurable del genocidio es que la comunidad internacional no prestó atención a los claros indicios de que se estaban preparando atrocidades masivas, incluidas las advertencias de los defensores de los derechos humanos", aseguró en un comunicado la directora ejecutiva de HRW, Tirana Hassan.

Según Hassan, treinta años después, "todavía se pueden extraer lecciones de las acciones -o falta de ellas- de los líderes mundiales ante las atrocidades que se siguen cometiendo".

La ONG, que publicó unos archivos referentes al período entre marzo de 1993 y diciembre de 1994 en los que resaltan el papel desempeñado entonces por los defensores de los derechos humanos, subrayó que una intervención internacional "rápida y eficaz" podría haber conseguido detener el genocidio.

Además, recordó que a pesar de las "repetidas advertencias" de organizaciones ruandesas y de derechos humanos, además de diplomáticos y de personal de la ONU, los organismos, incluidos la ONU y la Organización para la Unidad Africana (ahora Unión Africana), no actuaron para impedirlo.

De hecho, destacaron, "la fuerza de mantenimiento de la paz de la ONU en Ruanda retiró la mayoría de sus tropas en el momento álgido de las masacres, dejando indefensa a la población civil ruandesa".

"A pesar del paso del tiempo, las víctimas merecen que los responsables de genocidio y otros crímenes sean detenidos y procesados en juicios justos y creíbles", señaló Hassan.

La masacre de Ruanda marcó un punto de inflexión en el compromiso internacional de incluir la rendición de cuentas y los juicios penales como parte de las respuestas a los crímenes graves contra el derecho internacional.

Así, el Consejo de Seguridad de la ONU creó el Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) en 1994 como respuesta al genocidio, aunque, según HRW, esta corte sólo enjuició un número limitado de casos y no estuvo dispuesto a juzgar los crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Entre 800.000 y un millón de tutsis y hutus moderados fueron asesinados en apenas cien días en 1994 por milicias y militares hutus radicales, según cifras de la ONU.

El próximo domingo se cumplen treinta años del inicio de las matanzas.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...