Aranceles, competencia industrial y otras disputas dominarán visita de Yellen a China

Pekín, 4 abr (EFE).- La secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, tratará con funcionarios chinos en su segundo viaje al país en menos de un año lo que Washington considera "prácticas comerciales injustas", entre las cuales figuran los subsidios de Pekín a sectores clave y el exceso de capacidad industrial chino.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

Según el Departamento del Tesoro, la secretaria, que llega este jueves a la ciudad suroriental de Cantón, priorizará "asegurarse de que empresas y trabajadores estadounidenses reciben un trato justo".

La visita se produce en un momento en el que China se ha visto sujeta a un mayor escrutinio por parte de Washington y Bruselas por el desarrollo de sus capacidades manufactureras mediante subsidios y apoyo político, que posibilitan que exporte productos como vehículos eléctricos o paneles solares a un precio especialmente bajo.

Una apretada agenda

La funcionaria mantendrá una agenda frenética durante su viaje, que se prolongará hasta el 9 de abril y durante el cual sostendrá charlas con las principales autoridades económicas del gigante asiático.

En la ciudad de Cantón, se reunirá con representantes empresariales estadounidenses de la provincia homónima, considerada la "fábrica del mundo", y con el vice primer ministro chino He Lifeng.

Ya en la capital china, se verá con el primer ministro del país asiático, Li Qiang, y con el presidente del Banco Popular de China (Banco central), Pan Gongsheng, entre otros altos funcionarios.

El viaje de Yellen sigue a la conversación telefónica de este lunes entre los presidentes chino y estadounidense, Xi Jinping y Joe Biden.

Bajo la sombra de nuevos aranceles

Antes del viaje, Yellen aseguró que Washington está "decidido a desarrollar cadenas de suministro estadounidenses en vehículos eléctricos y energía solar" y no descartó "otras posibles formas para protegerlas", abriendo la posibilidad del establecimiento de nuevos aranceles para algunos productos chinos.

Al igual que Bruselas, Washington enfatizó en los últimos meses sus preocupación por la "sobrecapacidad industrial" del país asiático en sectores como la energía solar y los vehículos eléctricos.

Recientemente, la Cancillería china denunció las "barreras proteccionistas" que algunos países, como Estados Unidos, Reino Unido, además de la Unión Europea, toman contra sus vehículos eléctricos, advirtiendo de que si bien estas "parecen beneficiosas a corto plazo, en realidad perjudican el futuro".

Disputas en el ámbito tecnológico

Otro asunto que se tratará durante las conversaciones será la aplicación de vídeo TikTok y los intentos del Congreso de EE.UU. para aprobar una ley que obligaría a la empresa china propietaria, ByteDance, a vender sus operaciones en EE.UU. por las preocupaciones de que Pekín la use para espiar.

Además, Xi dejó claro a Biden este lunes su malestar con las restricciones que el inquilino de la Casa Blanca ha impuesto a la exportación a China de tecnología estadounidense para el desarrollo de inteligencia artificial o en el área de semiconductores.

Xi avisó a Biden de que su Gobierno "no está reduciendo riesgos sino creándolos" y advirtió que China "no se quedará de brazos cruzados" si Washington sigue suprimiendo el "legítimo derecho al desarrollo" chino.

Prensa china espera que se alcancen consensos

Pese a la multitud de disputas, la prensa estatal china espera que la visita de Yellen contribuya a estabilizar las relaciones entre ambos países y a que se alcancen consensos tras años de tensiones.

"En comparación con otros funcionarios, Yellen conoce mejor China y ha visto el enorme potencial de cooperación entre los dos países", aseguró al diario China Daily el investigador Zhou Mi.

Asimismo, expertos quitaron hierro a la preocupación de algunos países sobre la sobrecapacidad industrial china: "Estados Unidos debería ver esta cuestión objetivamente, ya que la capacidad de producción de China está determinada por la demanda del mercado global, su eficiencia y la escala de su mercado interno", explicó el experto Li Yong, citado por el rotativo Global Times.

Xi ya se reunió en Pekín la semana pasada, en un ambiente especialmente distendido, con representantes empresariales estadounidenses en un esfuerzo por atraer inversiones y tranquilizar a las compañías del país norteamericano ante la desaceleración económica china.

Espacio de colaboración

En cualquier caso, Yellen indicó que "ninguna parte desea un desacoplamiento" económico en dos bloques, el cual, según la Organización Mundial del Comercio, provocaría un descenso del 5 % en el PIB global, mientras que el Fondo Monetario Internacional lo situó entre el 0,2 % y el 7 %.

La Secretaría del Tesoro estadounidense explicó que la funcionaria trabajará para "ampliar la cooperación bilateral" contra el cambio climático, las finanzas ilícitas y el tráfico de drogas, un tema enfatizado últimamente por Washington ante Pekín por la crisis del fentanilo.

Por su parte, el portavoz chino de Exteriores Wang Wenbin aseguró este miércoles que las relaciones económicas entre ambos países son de "naturaleza beneficiosa" y transmitió su esperanza de que "se manejen adecuadamente las diferencias".

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...