Kishida buscará estrechar lazos militares y defender inversiones niponas en cita con Biden

Tokio, 4 abr (EFE).- El primer ministro japonés, Fumio Kishida, aspira a estrechar aún más la cooperación de defensa entre Tokio y Washington durante su visita la próxima semana a Estados Unidos para reunirse con el presidente Joe Biden, ante quien defenderá también la importancia de las inversiones niponas en ese país.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

Estos son algunos de los temas subrayados en la agenda del mandatario nipón de cara a la visita oficial que efectuará a Estados Unidos entre los próximos días 9 y 12, según dijo este jueves el director general para Estados Unidos del Ministerio nipón de Exteriores, Arima Yukata, en un encuentro con los medios.

La visita incluirá una cumbre con Biden en la Casa Blanca el día 10 y una cena de trabajo en Washington, así como una intervención de Kishida ante el Congreso el día 11, cuando también se celebrará una reunión trilateral a la que asistirá el presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr.

"Creemos que se trata de una oportunidad extremadamente importante para mostrar la fortaleza de nuestras relaciones bilaterales", y para enfatizar que la alianza entre Tokio y Washington "también tiene como objetivo mantener y reforzar el orden internacional libre y abierto basado en las normas", dijo Yukata.

Tokio y Washington "trabajarán por reforzar las capacidades conjuntas de defensa y las de disuasión", pero "sin tener ninguna amenaza concreta en mente", dijo el alto funcionario, quien afirmó que, por el momento, no se han cerrado iniciativas concretas en este sentido.

Fuentes diplomáticas estadounidenses han adelantado que ambos países prevén cerrar un pacto para desarrollar y producir de forma conjunta equipamiento militar, así como una reestructuración del mando estadounidense en Japón con vistas a mejorar las capacidades militares de planificación, maniobras y operaciones conjuntas.

Preguntado sobre si la cita en Washington entre los aliados puede causar irritación en China -país al que Japón y EE.UU. suelen referirse de forma indirecta cuando hablan de 'mantener un orden internacional libre y abierto'-, Yukata dijo que las relaciones entre Pekín y Tokio "no tienen porqué verse afectadas".

Japón y Estados Unidos también quieren mostrar la solidez de sus relaciones en el apartado económico, así como "subrayar la cooperación en tecnologías de vanguardia como los semiconductores y la inteligencia artificial" y "dotarse de cadenas de suministro muy fuertes", todo ello con vistas a "alcanzar un crecimiento económico sostenible e inclusivo".

Yutaka no quiso pronunciarse sobre si Biden y Kishida abordarán la controvertida adquisición de la siderúrgica estadounidense U.S. Steel por parte de la japonesa Nippon Steel, operación sobre la que el propio presidente estadounidense ha expresado reticencias.

No obstante, destacó que una de las prioridades de Kishida durante su visita será "señalar la importancia de las inversiones directas de Japón en Estados Unidos".

Tokio es el primer inversor extranjero en territorio estadounidense y compañías japonesas emplean a un millón de ciudadanos de ese país, por lo que "es importante que el público estadounidense entienda que las empresas niponas no solo crean trabajos, sino también refuerzan la industria del país", dijo Yutaka.

Cooperación ampliada también con Filipinas

En la cumbre trilateral con Filipinas se buscará asimismo "estrechar la colaboración" con una nación que Tokio valora como aliado de Estados Unidos y como "país afín que se ha comprometido también a promover un orden internacional libre y abierto".

Japón ya ha intensificado su cooperación bilateral con Filipinas en base a varios acuerdos alcanzados en los últimos años, que afectan a áreas como la seguridad marítima y a la mejora de las infraestructuras.

Uno de los avances más destacados fue el compromiso de Japón de ofrecer asistencia a Manila de sus Fuerzas de Autodefensa (Ejército) para dar respuesta a desastres naturales, así como para reforzar sus capacidades de seguridad marítima.

En el mismo contexto, Tokio transfirió el año pasado a Manila un sistema de radar de alerta temprana, la primera exportación de un producto completo de defensa desde que Japón relajó su normativa para estas ventas al exterior, y que permitió ampliar las capacidades filipinas de detectar cazas o misiles en un momento de tensiones crecientes con China.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...