La presidenta del Parlamento de Sudáfrica se entrega a la Policía por presunta corrupción

Johannesburgo, 4 abr (EFE).- La presidenta de la Asamblea Nacional de Sudáfrica, Nosiviwe Mapisa-Nqakula, se entregó este jueves a la Policía y comparecerá ante la justicia tras dimitir el miércoles por un presunto caso de corrupción en el que defiende su inocencia.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

Según confirmó a medios locales el portavoz de la Fiscalía sudafricana, Henry Mamothame, Mapisa-Nqakula se entregó en la comisaría del barrio de Lyttleton, a las afueras de Pretoria, en cuyo tribunal de primera instancia está previsto que comparezca la mañana de este jueves.

La hasta ayer diputada, de 67 años, ha sido acusada de aceptar sobornos de un contratista cuando era ministra de Defensa (2012-2021) y podría enfrentarse a ahora hasta a doce cargos de corrupción y lavado de dinero.

La Fiscalía sudafricana ya ha anunciado que no se opone a su puesta en libertad bajo fianza.

La detención de Mapisa-Nqakula tuvo lugar después de que la justicia rechazara esta semana su petición para bloquearla.

En un comunicado, la política informó el miércoles sobre su dimisión "debido a la gravedad" de las acusaciones vertidas en su contra.

"He tomado esta decisión consciente para dedicar mi tiempo en concentrarme en hacer frente a la investigación recientemente anunciada en mi contra por parte de las fuerzas del orden de nuestro país", señaló Mapisa-Nqakula.

Esta veterana militante del gobernante Congreso nacional Africano (CNA) presuntamente solicitó y recibió al menos 2,3 millones de rands (unos 112.000 euros) del propietario de una empresa para conseguir una licitación para transportar equipo militar a Sudáfrica.

Estas informaciones llevaron al principal partido de la oposición a presentar una moción de censura para destituir a Mapisa-Nqakula, pese a que está previsto que el Parlamento se disuelva el próximo mes, antes de las elecciones generales del 29 de mayo.

El presidente de Sudafrica, Cyril Ramaphosa, llegó al poder en 2018 con la promesa de atajar la corrupción desatada por su antecesor, Jacob Zuma, durante nueve años al frente del Gobierno.

Este nuevo escándalo puede suponer otro golpe para el CNA ante los próximos comicios, cuyo apoyo no ha hecho más que bajar durante los últimos años, poniéndolo en riesgo de perder su mayoría parlamentaria por primera vez desde 1994.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...