HRW: Los yihadistas del norte de Mozambique usan menores de hasta 13 años en sus ataques

Maputo, 15 may (EFE).- Un grupo yihadista que opera en el norte de Mozambique y está asociado al Estado Islámico (EI) empleó a docenas de menores de edad, algunos de hasta 13 años, en un ataque perpetrado recientemente en la provincia de Cabo Delgado, denunció este miércoles la organización Human Rights Watch (HRW).

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

Los menores fueron vistos por varios testigos entrevistados por HRW cuando el grupo Al Sunnah wa Jamah (ASWJ) -más conocido localmente como Al Shabab, pero sin relación con el grupo homónimo de Somalia- asaltó el pasado viernes la ciudad norteña de Macomía.

"El uso de niños como soldados por parte de Al Shabab es cruel, ilegal y solo se suma a los horrores del conflicto de Cabo Delgado", dijo en un comunicado Zenaida Machado, investigadora sénior para África de HRW.

Según confirmaron a la ONG seis residentes y dos trabajadores humanitarios, "cientos" de terroristas atacaron la urbe hacia las 04.00 hora local (02.00 GMT), incluyendo docenas de adolescentes que llevaban cinturones de munición y rifles de asalto.

Los atacantes, relataron testigos y medios locales, se dividieron en tres grupos y, mientras el primero se dedicó a saquear negocios y almacenes humanitarios, el segundo se enfrentó a soldados sudafricanos y mozambiqueños presentes en la zona.

El tercero bloqueó la principal carretera hacia Macomía y "tendió una emboscada" a vehículos militares que transportaban a soldados sudafricanos de la fuerza regional desplegada por la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC, en inglés).

Dos de los testigos entrevistados por HRW, el comerciante de 22 años Abu Rachide y su hermana Aida, aseguraron haber visto entre los terroristas a su sobrino de 13 años, desaparecido desde otro ataque el pasado 10 de enero.

"Lo vi con mis propios ojos llevando una gran pistola y un cinturón de municiones", detalló Rachide.

Otro de los testigos, el también negociante Jama Jorge, de 47 años, aseguró haber visto más de veinte niños, así como algunos jóvenes de entre 17 y 20 años.

HRW ya denunció en septiembre de 2021 el secuestro y uso de "cientos" de menores por parte de Al Shabab en sus combates con las fuerzas de seguridad mozambiqueñas, una práctica que viola la prohibición internacional sobre el empleo de niños soldado.

Los yihadistas ocuparon Macomía durante más de 24 horas, en un ataque que dejó una decena de muertos -la mayoría militares-, según medios locales, y que ocurrió en una zona antes controlada por las tropas regionales.

Estos hechos se enmarcan en una nueva ola de violencia yihadista en los últimos meses en Cabo Delgado, lo que hace saltar las alarmas sobre el posible vacío de seguridad que dejarían los soldados de la SADC con su próxima retirada, que prevén completar este 15 de julio.

A principios del pasado marzo, la ONG Save the Children advirtió que más de 99.300 personas se habían visto desplazadas hasta esa fecha por la nueva escalada.

Además, según de Save the Children, el conflicto ya ha dejado a al menos 540.000 personas desplazadas, más de la mitad de ellas niños, con "repetidos informes de decapitaciones y secuestros, incluidas múltiples víctimas infantiles".

Cabo Delgado es campo de batalla desde 2017 de Al Shabab, identificado en 2021 por Estados Unidos como una "organización terrorista internacional" afiliada al EI.

Los ataques del grupo han causado desde entonces unos 5.670 muertos, incluidos más de 2.370 civiles, según las últimas cifras del Proyecto de Datos de Ubicación y Eventos de Conflictos Armados (ACLED).

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...