Muertos los dos últimos fugitivos del genocidio ruandés acusados por un tribunal de la ONU

Dar es Salam, 14 nov (EFE).- La Fiscalía de la corte de la ONU que sucedió al Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) confirmó hoy la muerte de los dos últimos fugitivos acusados por ese órgano judicial de crímenes durante el genocidio de 1994 en su país.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/MOAP76XDJFEHLLTLQPIEIIZQZI.jpg

Cargando...

En un comunicado, la Oficina del Fiscal del Mecanismo Residual Internacional de los Tribunales Penales (IRMCT, en sus siglas en inglés) indicó desde su filial en Arusha (Tanzania) que ha llegado a la conclusión de que Ryandikayo -un empresario conocido sólo por ese nombre- y el exalcalde Charles Sikubwabo "han fallecido".

Ryandikayo, propietario de un restaurante y una fábrica de ladrillos, presuntamente había cometido crímenes contra los tutsis en la comuna de Gishyita (oeste) y participó en masacres en otros lugares "que resultaron en el asesinato de miles de tutsis", según el Oficina del Fiscal (OTP, en sus siglas en inglés).

"Tras una difícil investigación, la Fiscalía pudo concluir que Ryandikayo falleció en 1998, probablemente debido a una enfermedad, poco después de llegar a Kinsasa", capital de la República Democrática del Congo (RDC), inidcó la OTP.

Sikubwabo, por su parte, era alcalde de Gishyita y estaba acusado de dirigir ataques contra refugiados tutsis que causaron "cientos" de muertos y un "gran número de heridos", según el comunicado.

También participó presuntamente en matanzas que resultaron en el "asesinato de miles de personas".

"Tras una investigación exhaustiva, la Fiscalía pudo concluir que Sikubwabo falleció en Yamena, Chad, en 1998 y posteriormente fue enterrado allí", afirmó la Fiscalía.

Pese a la muerte de Ryandikayo y Sikubwabo, el fiscal jefe del IRMCT, Serge Brammertz, subrayó que "es fundamental recordar que todavía hay más de 1.000 genocidas fugitivos buscados por las autoridades nacionales".

"Localizarlos será un desafío", admitió Brammertz, pero su oficina seguirá brindando "asistencia esencial" a los esfuerzos por "llevar a estas personas ante la justicia".

El genocidio empezó el 7 de abril de 1994 tras el asesinato el día anterior de los presidentes de Ruanda, Juvénal Habyarimana (hutu), y Burundi, Cyprien Ntaryamira (hutu), cuando el avión en el que viajaban fue derribado sobre Kigali.

La matanza causó la muerte de al menos 800.000 tutsis y hutus moderados en poco más de tres meses.

Fue una de las peores matanzas étnicas de la historia reciente de la humanidad.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...