El proceso de voto en la UE es demasiado dispar, según observadores electorales

Bruselas, 10 jun (EFE).- El peso político de las elecciones europeas puso de manifiesto la necesidad de armonizar todavía más el proceso electoral de la Unión Europea (UE), según concluyó este lunes la organización 'Election-Watch EU' que llevó a cabo una evaluación de los sistemas de voto en los 27 Estados miembros.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1986

La organización, compuesta por observadores internacionales, compartió hoy una evaluación preliminar del proceso electoral en la UE, donde las disparidades en los derechos al sufragio, las oportunidades de representación o las normas de financiación de las campañas pusieron de manifiesto "la desigualdad entre los Estados miembros" y la necesidad de "seguir salvaguardando las prácticas democráticas".

La 'Misión de Evaluación Electoral', conformada por 60 expertos internacionales, comenzó a principios de mayo y analizó aspectos de las elecciones europeas en los 27 países miembros en seis áreas concretas: igualdad de participación, inclusión, transparencia, rendición de cuentas, integridad y resiliencia.

La organización espera publicar un informe en septiembre que contendrá recomendaciones específicas por países.

En cuanto a la participación, la organización señaló las disparidades significativas en el derecho al voto y aplaudió las iniciativas de reducción en la edad para votar.

"Nosotros hemos estado apoyando esta cuestión. En el caso de Austria, vimos que contribuyó a una participación política más amplia y más temprana (…) Pero siempre que se reduzca la edad para votar tiene que acompañarse de medidas para una mayor educación política", dijo a EFE el experto y miembro de la evaluación Michael Lidauer.

En estas elecciones dos millones de jóvenes de 16 y 17 años votaron por primera vez: la edad para votar se fija en 16 años en Bélgica, Alemania, Malta y Austria, y en 17 años en Grecia. En todos los demás países se debe tener al menos 18 años para votar.

También, afirmaron que si bien la mayoría de los países ofrecen opciones de voto anticipado y alternativo, el acceso a estas modalidades "sigue variando mucho" pues cuatro Estados miembros (República Checa, Irlanda, Malta y Eslovaquia) no ofrecen la posibilidad de votar desde el extranjero lo que genera una disparidad entre los países.

Respecto a la modalidad de votación en línea, como fue el caso de Estonia, Lidauer señaló que "analizan de forma más crítica" estas opciones pues entienden que este sistema no es válido para todos los países europeos, ya que "muchas personas prefieren las papelet".

Sobre la representación de las mujeres, la organización apuntó que las medidas aplicadas, como la fijación de cuotas de género en once países, hizo avanzar la inclusión de este sector de la población pero señaló que el enfoque de la inclusión "dista mucho de ser uniforme en toda la UE".

"Lo que se necesita son más esfuerzos para aumentar la inclusión de las mujeres y de los jóvenes en los puestos electivos de las listas de candidatos, así como eliminar los obstáculos jurídicos para la participación de personas con discapacidad en las elecciones", agregó la experta consultora Tatyana Hilscher-Bogussevich en una rueda de prensa.

En la práctica, la inclusión de mujeres como candidatas oscila entre la paridad (Francia) y menos de un tercio (Hungría y Chipre).

Respecto a la transparencia, apuntaron que la "mayoría de los Estados miembros" publicaron los resultados de los comicios de forma detallada, pero cuatro países (Italia, Luxemburgo, Alemania y Malta) no comparten sus resultados desglosados, mientras que en otros existe una falta de accesibilidad a la información electoral esencial.

Destacaron también la falta de transparencia respecto a la financiación de las campañas electorales, que depende en gran medida de las normativas nacionales.

"La financiación pública de los partidos es esencial para conseguir igualdad de condiciones en las elecciones, pero ocho Estados miembros prohíben esta financiación o no la prevén en las elecciones europeas", destacó en una rueda de prensa el presidente de Election-Watch EU, Armin Rabitsch.

En respuesta a las injerencias, la organización señaló que la UE "sigue siendo un espacio seguro para los medios libres e independientes" pero existe preocupación por los casos de vigilancia o las presiones políticas contra periodistas.

"La UE tiene que salvaguardar las democracias y también nuestros procesos electorales, por lo que tenemos que compartir buenas prácticas y realizar un seguimiento de las recomendaciones", afirmó a EFE el presidente de Election-Watch EU, Armin Rabitsch.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...