Ejército israelí concluye redada de 18 horas en Cisjordania y mata a un menor miliciano

Jerusalén, 11 jun (EFE).- El Ejército israelí finalizó este martes una redada de 18 horas en el campamento de refugiados de Wadi al Faraa, cerca de la urbe de Tubas, norte del territorio ocupado de Cisjordania, en la que murió por heridas de bala un niño de 15 años asociado a una milicia armada palestina.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=1979

Cargando...

Durante la incursión, los soldados hallaron y destruyeron un laboratorio de fabricación de bombas, donde dicen haber encontrado más de 80 artefactos explosivos improvisados, señaló hoy un comunicado castrense.

Además, los militares confiscaron armas adicionales en un "vehículo sospechoso" y arrestaron a ocho palestinos "sospechosos de actividad terrorista".

El domingo a medianoche, soldados, francotiradores y excavadoras israelíes irrumpieron en Wadi al Faraa, al sur de la urbe palestina de Tubas, lo que dio inicio a enfrentamientos con palestinos tanto en el campamento de refugiados homónimo como en la ciudad de Tubas.

Según informaron fuentes médicas a la agencia palestina Wafa, cuatro palestinos resultaron heridos de bala durante el asalto, mientras que Mahmud Ibrahim Nabrisi, de 15 años, sucumbió ayer a sus heridas en el hospital.

El niño ha sido identificado como uno de sus milicianos por las Brigadas de los Mártires de al Aqsa, brazo armado del movimiento nacionalista Fatah que gobierna parcialmente en Cisjordania ocupada, según un comunicado de ayer del movimiento.

Al menos 534 muertos desde 7 octubre

Esta madrugada, policías de frontera israelíes mataron a cuatro palestinos e hirieron a otros ocho durante otra incursión militar para arrestar a una persona en la localidad de Kafr Nima, al este de la ciudad palestina de Ramala, informaron hoy las autoridades sanitarias del enclave.

Los cuatro muertos han sido reivindicados por Hamás como miembros de sus filas, según un comunicado. Por su parte, el Club de Prisioneros Palestinos denunció el arresto de al menos 15 palestinos en el último día a lo largo de Cisjordania, tanto en Hebrón (sur), Belén y Jerusalén (centro) como en Nablus, al norte.

Cisjordania ocupada vive su mayor espiral de violencia desde la Segunda Intifada (2000-05) y en lo que va de 2024 al menos 207 palestinos han muerto por fuego israelí, la mayoría supuestos milicianos o atacantes, pero también civiles, entre ellos unos 40 menores, según el recuento de EFE.

El año 2023 fue el más letal en dos décadas, con más de 520 muertos. Pero desde el ataque de Hamás el 7 de octubre, el Ejército israelí intensificó sus ya frecuentes incursiones y, desde entonces, han muerto al menos 534 palestinos en incidentes violentos con soldados y una decena de ellos a manos de colonos.

Del lado israelí, han muerto en 2024 catorce personas: doce en nueve ataques palestinos, entre ellos seis uniformados y seis civiles (cinco de ellos colonos residentes en Cisjordania), además de una soldado en Yenín en enero que detonó un explosivo con su vehículo y un policía de las fuerzas especiales, herido de muerte durante una redada en Tulkarem en mayo.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...