Diputados británicos buscan alternativa viable al “brexit” de May

LONDRES. Los diputados británicos intentan ponerse de acuerdo sobre una alternativa viable al acuerdo de “brexit” negociado por la primera ministra Theresa May y cuyo rechazo por el Parlamento parece estar agotando la paciencia de sus socios europeos.

LONDRES. Los diputados británicos intentan ponerse de acuerdo sobre una alternativa viable al acuerdo de “brexit” negociado por la primera ministra Theresa May y cuyo repetido rechazo por el Parlamento parece estar agotando la paciencia de sus socios europeos.

La Cámara de los Comunes arrebató al gobierno el control de la agenda parlamentaria para votar sobre ocho propuestas alternativas el pasado miércoles.

Ninguna de ellas logró una mayoría, por lo que este lunes los diputados votan de nuevo para elegir entre cuatro opciones seleccionadas por el presidente de la cámara, John Bercow, entre las más populares.

PUBLICIDAD

Se trata de: abandonar el bloque pero permaneciendo en una unión aduanera con la UE, mantener también al país dentro del mercado único europeo, organizar un segundo referéndum o simplemente revocar todo el proceso si no se alcanza un acuerdo.

El objetivo es salir del actual punto muerto en que se encuentra el proceso, pese a haber superado la fecha inicialmente prevista para el divorcio –29 de marzo de 2019– y a menos de dos semanas del nuevo límite impuesto por Bruselas para encontrar una solución, el 12 de abril.

“El propósito de este ejercicio (...) es tratar de identificar si existe un consenso potencial entre los diputados sobre una forma de abordar la salida y la futura relación con la Unión Europea”, subrayó Bercow al anunciar las propuestas a votación.

El voto de los diputados solo tiene valor indicativo, y May ya advirtió que se opondría a todo resultado que tienda hacia un mercado único o una unión aduanera europea porque impediría a Londres llevar a cabo una política comercial autónoma tras el “brexit”.

Sin embargo, el ministro de Justicia, David Gauke, consideró el domingo que el gobierno no podría ignorar la voluntad de los parlamentarios, quienes ya amenazaron con aprobar de urgencia una proposición de ley para obligar, si es necesario, al ejecutivo a implementar la decisión de la mayoría parlamentaria.

El consejo de ministros se reunirá el martes para discutir sobre el resultado de esta votación y decidir si cree posible convocar el miércoles o el jueves una nueva votación sobre el impopular acuerdo negociado por May con Bruselas, que los parlamentarios ya rechazaron tres veces: el pasado viernes, el 12 de marzo y el 15 de enero.

May dirige un gobierno muy dividido sobre el “brexit”: “Este es el peor ejemplo de indisciplina en el gabinete de la historia política británica”, dijo Julian Smith, encargado de la disciplina de partido entre los tories.

Pero necesita desesperadamente encontrar una solución, ya que debe presentar sus planes a la UE en una próxima cumbre convocada el 10 de abril en Bruselas por unos dirigentes europeos cuya paciencia se está “agotando”, según el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

“El Brexit es un espectáculo lamentable, y lo digo de forma nada diplomática”, declaró el ministro alemán de Relaciones Europeas, Michael Roth.

Por su parte, el eurodiputado Guy Verhofstadt, referente del Brexit en el Parlamento Europeo, llamó el lunes a los legisladores británicos a “encontrar un compromiso hoy y acabar con el caos”.

El viernes, May dejó planear la perspectiva de elecciones anticipadas. Pero estas podrían resultar catastróficas para su Partido Conservador.

Según un sondeo publicado el domingo por The Mail on Sunday, el Partido Laborista, principal formación de oposición, lideraría el resultado con 41% de los votos, cinco puntos más que la formación gubernamental.

May ya había convocado a elecciones anticipadas en junio de 2017, esperando reforzar su autoridad antes de emprender las negociaciones con la UE. Pero el resultado fue un revés y tuvo que aliarse al pequeño partido norirlandés DUP para poder gobernar.

Pese a que volvió ser tumbado el viernes, el acuerdo de May obtuvo más apoyos que en las votaciones anteriores.

Esto es la prueba de que van “en la buena dirección”, afirmó un portavoz de Downing Street, haciendo pensar que la líder conservadora podría volver a someter el texto a los diputados antes de regresar a Bruselas.

Allí, May podría también solicitar un nuevo aplazamiento, más largo, de la fecha de salida pero eso obligaría a Reino Unido a participar en las elecciones europeas de mayo.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD