Evacúan de Tacumbú a otros miembros del PCC para que no sean decapitados

Otros tres miembros paraguayos de la facción criminal PCC tuvieron que ser evacuados de la penitenciaría nacional de Tacumbú y transferidos a la Agrupación Especializada, ante sus inminentes decapitaciones que habrían sido decretadas por el líder del clan Rotela, Armando Javier Rotela Ayala (38 años de edad), quien a su vez es actualmente el preso más importante y poderoso de la República.

Édgar Penayo Ríos, trasladado a la Agrupación Especializada.
Édgar Penayo Ríos, trasladado a la Agrupación Especializada.

Uno de ellos es Édgar Penayo Ríos (41), sentenciado a un total de 19 años por una serie de asaltos, principalmente a cajeros automáticos, uno de ellos perpetrado el 14 de diciembre de 2014, en la entrada a la urbanización Surubi’i, en el límite entre Mariano Roque Alonso y Limpio.

Édgar es un miembro bautizado del PCC.

Otro trasladado es Saulo Paulo Martínez Vera y Aragón (37), condenado a 13 años por un asalto con toma de rehenes ocurrido el 8 de febrero de 2016 en una empresa ganadera del barrio Mburucuyá de Asunción.

Saulo es un compañero leal del PCC, que es una graduación previa a ser bautizado como miembro activo.

El tercer transferido de Tacumbú a la Agrupación es Ignacio Ramón Rodas Galeano (20), apresado el 14 de agosto de 2019 por el asesinato a tiros a Juan de la Cruz Ríos Benítez (52), quien estaba esperando colectivo con su hijo para llevarlo a su práctica de fútbol. El crimen ocurrió el 27 de febrero de ese mismo año en Capiatá.

Ignacio es también supuestamente compañero leal del PCC.

Édgar, Saulo Paulo e Ignacio se suman así a Orlando Efrén Benítez Portillo (40), otro integrante bautizado del PCC que fue llevado de Tacumbú a la Agrupación inmediatamente después del motín del 16 de febrero pasado, que dejó siete presos muertos.

A diferencia de Orlando Efrén, quien es amigo de Rotela, los otros tres transferidos a la Agrupación sí corrían riesgo de muerte en Tacumbú ya que fueron declarados objetivos del clan Rotela.

Otro de los pocos miembros paraguayos del PCC que queda aún en Tacumbú es Sergio Daniel Ramírez Aguilar (44), quien justamente había sido sacado de la Agrupación luego de que en 2018 facilitara la fuga de los brasileños Thiago Ximenes, alias Matrix, y Reinaldo de Araújo, alias Chocolate.

Nuevo director

Por otro lado, el antiguo funcionario penitenciario Rodolfo Julián Bernadet fue designado ayer como nuevo director de la cárcel de Tacumbú en reemplazo de Domingo Antonio Amarilla Florentín.

Este último, a su vez, es ahora el director de granja penitenciaria Ko’ê Pyahu, que funciona en el mismo barrio capitalino.

Bernadet probablemente es uno de los principales conocedores del sistema carcelario nacional, ya que estuvo al frente de varias prisiones durante las últimas décadas en las que viene trabajando en el Ministerio de Justicia.

La ministra Cecilia Pérez hizo el cambio en el principal establecimiento penitenciario del país a causa del motín que produjo siete muertos.

Principalmente desde el año pasado, el líder del clan Rotela, Armando Javier Rotela Ayala, es el que realmente manda en la cárcel.

Su poder llega a tal punto de que hasta las propias autoridades tienen que anunciarse antes para llegar junto a él a su pabellón.