Así se ocultó Pérez Corradi

La pareja paraguaya de Ibar Pérez Corradi, dio reveladores detalles sobre la vida que llevaba el buscado por la justicia argentina en nuestro país antes de su detención hace una semana en Foz de Iguazú.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/33IYRZLL7VE25IB5BZEI7IIBZM.jpg

Cargando...

ABC Cardinal accedió a un documento exclusivo sobre los entretelones del escape de Pérez Corradi de la Argentina hacia nuestro país y como se mantuvo oculto ante los investigadores, por más de tres años, amparado por los vínculos con la mafia árabe y con la complicidad de agentes policiales que le proveyeron documentos de contenido falso.

La grabación corresponde a Gladys Delgado Brítez, pareja del buscado por el triple crimen de tres empresarios farmacéuticos en General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, quien detalló que tras un allanamiento efectuado en la Argentina que el propio Pérez Corradi atestiguó sin que los intervinientes constataran que era el objeto de su afanosa búsqueda, finalmente toma la determinación de huir hacia nuestro país.

Ya cuando ingresó a territorio paraguayo en 2012 se estableció en el exclusivo Paraná Country Club, en una mansión aparentemente gestionada por un empresario árabe, el mismo sería el encargado de financiar el negocio de fabricación de precursores para drogas sintéticas por parte de Pérez Corradi.

La vida de la pareja transcurrió sin inconvenientes hasta que en mayo de 2015, una comitiva policial los intercepta luego de una consulta médica de la mujer y lo detienen y es remitido a la sede de la Interpol en Ciudad del Este, en dicha dependencia policial el extranjero se vio coaccionado a entregar US$ 100.000 para recuperar su libertad, siempre en base al relato de la mujer.

Según Delgado Brítez, fueron los propios agentes de la Interpol sugirieron a Pérez Corradi debía contar con un documento paraguayo a fin de evitar inconvenientes similares, y es así que le proporcionan la identidad de un joven fallecido hace 13 años atrás, y en la propia sede de la Interpol se toma la fotografía y las huellas dactilares para que Pérez Corradi pase a llamarse Walter Molinas.

La cédula paraguaya tuvo un costo de US$ 20.000 dólares y cual promoción de casas comerciales, la cédula vino acompañada de un pasaporte que debía retirar en el departamento de Identificaciones en Asunción, cabe recordar que ambos documentos eran oficiales pero de contenido falso.

En febrero y con la inminente detención, la familia se traslada hasta Foz de Iguazú, donde se mantuvieron por siete meses hasta el domingo 19 de junio, donde finalmente Pérez Corradi es detenido y puesto a disposición de las autoridades paraguayas. Del mismo modo la justicia argentina ya envió el exhorto de extradición a fin de que responda por el triple crimen de General Rodríguez.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...