De informante a víctima

El ser una informante de la Policía le costó la vida a Eusebia Maíz, indicaron altas fuentes de la investigación. Ella colaboró con la captura de uno de los supuestos miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/25L2FAOMBRHLDLINR2WJ76J5ZE.jpg

Eusebia Maíz fue asesinada anoche a balazos; los asesinos le colocaron una bomba en la boca, como una señal a todos los que intenten colaborar con la Policía con informaciones sobre el EPP.

Su parentesco con los hermanos Bernardo “Coco”, Antonio Ramón y Juana Bernal Maíz, supuestos integrantes del EPP, le facilitó conocer muchas cosas sobres sus sobrinos y del grupo armado.

Madre de tres hijos y hermana de Primitiva Bernal viuda de Maíz -madre de los hermanos- llevaba una tranquila vida en Azote’y, hasta que tomó la valiente decisión de colaborar con la Policía.

La mujer proporcionó importantes datos a los investigadores, lo que ayudó a la captura de Néstor Damián Ocampos, que es el último supuesto integrante del EPP detenido por la Policía.

Ocampos fue detenido en marzo pasado en las cercanías de Pedro Juan Caballero, con la suma de US$ 2.000 pertenecientes al grupo de US$ 550.000 que se pagó por el rescate del ganadero Fidel Zavala, quien estuvo secuestrado por el EPP durante 94 días.

La detención de Ocampos fue gracias a la colaboración de Eusebia Maíz, quien a cambio cobró la recompensa por la captura del supuesto miliciano.

Eusebia Maíz se ganó la confianza de los investigadores y se convirtió en la pieza clave para tratar de infiltrar un informante en el grupo criminal, según las altas fuentes.

En los últimos días, un alto oficial de Antisecuestro de la Policía contactó con ella, para concretar una nueva detención de algún importante miembro del EPP.

La mujer solicitó garantías y dinero, quedando la negociación en un intermedio. El tiempo no alcanzó y un grupo del EPP, posiblemente comandado por su sobrino Coco, se encargó de que la ayuda a los investigadores no se concretara.

La asesinaron y como mensaje destrozaron su boca con un explosivo. Esta fue la misma forma de asesinar al concejal de Kurusu de Hierro José Del Rosario Cabrera, quien sufrió el destrozo de su rostro.

Cabrera también estaba procesado por ser supuesto miembro del EPP y lo asesinaron por una presunta traición al grupo criminal.

Mientas tanto, los principales referentes del EPP como Manuel Cristaldo Mieres, Magna María Meza, Alejandro Ramos, Bernardo Bernal Maíz y Osvaldo Villalba siguen sin ser ubicados por la Policía.

El miedo se apoderó de la comunidad de Azote’y, pese a la presencia policial. Nadie quiere hablar, porque el silencio por el momento es la mejor defensa contra un ataque del EPP.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05