Exhuman cadáver de guardaparque asesinado por cazadores

SAN JUAN NEPOMUCENO. Exhuman el cuerpo del guardaparque de Tapytã, asesinado el 18 de agosto en una emboscada, para una autopsia. Los familiares no están satisfechos con el avance de la investigación. Hoy murió el otro guardabosques baleado.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/SV3DJF2YSRCVREORIGGTEBAP5U.jpg

Se constató que el guardaparque Rumildo Toledo González (36) recibió un tiro en el ojo izquierdo que habría sido la herida que causó la muerte. Sin embargo, durante el levantamiento del cadáver el día de la emboscada, el médico forense Ever Gil dijo que la causa de la muerte fue una herida en la zona de la clavícula.

La herida en el ojo se comprobó mediante una autopsia realizada al cuerpo de la víctima tras la exhumación, ordenada por la jueza Blanca Tillería con la presencia de la fiscal de la causa Gladys Jiménez y la defensora pública Liza Troche.

La magistrada no permitió la presencia de la prensa durante el procedimiento judicial alegando que los familiares pedían respeto a la memoria de la víctima. Sin embargo, el padre del guardaparque, Nicolás Toledo pidió la cobertura periodística porque creen que hay irregularidades en el proceso que investiga la muerte de su hijo.

PUBLICIDAD

Primero, cuestionó la labor del médico forense, quien en el lugar del hecho no inspeccionó en forma el cadáver. En su informe dijo que la herida en el ojo era solamente de un golpe. Finalmente, mediante la exhumación se comprobó que a su hijo le dispararon en el ojo.

Recordemos que, los guardaparques fueron emboscados y recibieron tiros en la cabeza y no tuvieron tiempo de reaccionar. En otro momento, el Nicolás Toledo dijo que los sospechosos están recibiendo protección de políticos poderosos del departamento de Caazapá y por eso que no son aprehendidos.

Los sospechosos son; Robert Alcaraz González, Braulio Alcaraz González, Ramón Alcaraz González, Hugo Andrés González Sosa y Daniel González Britos.

El hecho ocurrió el pasado 18 de agosto cuando tres guardabosques de la Reserva Natural Tapytã, durante una recorrida de rutina fueron emboscados por los supuestos cazadores furtivos.

El cuerpo fue trasladado hasta el hospital para la autopsia por orden de la jueza Blanca Tillería. Esta situación fue cuestionada por los pacientes, pues el nosocomio no cuenta con una morgue y el olor nauseabundo del cadáver en descomposición incomodo a las personas que estaban aguardando para consultar. 

Por otro lado, hoy también falleció el guardabosques Artemio Villalba (51), quien fue baleado en el mismo episodio. 

"Artemio se encontraba internado en el Instituto de Prevención Social (IPS) desde el pasado 18 de agosto, fecha en la que recibió un impacto de bala en el rostro. Él y otros dos compañeros fueron emboscados por cazadores furtivos mientras realizaban sus actividades de patrullaje en la Reserva Natural Privada Tapyta, en el departamento de Caazapá", señala un comunicado de la fundación Moisés Bertoni.

 

 

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD