¡Déjennos vivir!

Días pasados se difundió un video en el cual se podía observar a unos jóvenes haciendo campaña contra las medidas sanitarias, como el uso de las mascarillas, además de la vacunación contra el covid-19. “Queremos vivir”, coreaban con aplausos de por medio en el patio de comidas de un conocido shopping de la ciudad de Asunción.

Efectivamente todos queremos vivir, y la evidencia más clara de eso es que gran parte de la población optó por el cumplimiento de las medidas sanitarias para poder sortear los diversos obstáculos que nos interponga la contagiosa enfermedad. Una afección que además puede resultar letal, como ya lo estamos viendo diariamente, con un promedio de 20 personas fallecidas por día y casi llegando a una por hora.

Se entiende y celebro que en toda sociedad existan pensamientos dispares, pero se debe respetar lo científicamente probado. En ese sentido, para prevenir solamente existen dos cosas, apegándonos a las medidas sanitarias y por inmunización con vacunas.

Cada uno es libre de exponerse al virus, pero no poner en riesgo a otros que se quieren proteger para tener más chances de no contagiarse o al menos no tener tanta carga viral que les lleve directamente a la terapia intensiva.

Los encargados de administrar las terapias intensivas ya estaban eligiendo desde el viernes último a quiénes priorizar, y en este caso son justamente los jóvenes, porque tendrían mejores pronósticos.

Así que, gente, no sean egoístas y piensen en sus tíos, padres, abuelos que no tendrán oportunidad de contar con una cama si se agudiza la situación.

Por ende sería interesante que si persisten en sus ideas sean consecuentes, no reclamen después camas para sus allegados, a quienes lastimosamente van a exponer. Incluso, para dejar sentado ese pensamiento podrían firmar un consentimiento para no acceder a camas en una unidad de cuidados intensivo respiratorio, en caso que sean diagnosticados con la enfermedad.

antonia@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.