La depresión: un trastorno que pinta de negro la vida de muchos jóvenes

Ideas suicidas, sentirse solo, incomprendido y sin ganas de nada son solo algunos componentes de la depresión en los jóvenes. Este trastorno mental borra sonrisas y colores en la vida de muchos chicos y chicas, aunque hay métodos para superarlo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/JYM55JLPNVFYHCRXGZGKMUX4UU.jpg

Conocemos la depresión como un trastorno mental que acarrea diversos malestares en una persona, pues entre sus características se fusionan varias aristas negativas que llevan al decaimiento. Si bien esta enfermedad puede afectar a gente de todas las edades, los jóvenes son un principal blanco y, si la flecha depresiva del arco acierta en ellos, un camino largo con muchos obstáculos les espera.

¿Por qué algunos se deprimen y otros no? Ante los ojos de profesionales, la respuesta a esta cuestión se puede conocer observando el entorno de la chica o chico afectado, pues un factor influyente es el ambiente. No obstante, estudios realizados en la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU) y la Universidad de Queensland (Australia) expresan que la depresión también puede ser genética, solo que esta se presenta con mayor vulnerabilidad en algunos que en otros.

Según la Organización Mundial de la Salud, en Sudamérica, Paraguay se encuentra en el tercer puesto con un 5,2 % de personas que padecen de depresión y ansiedad en toda la población. Entre los jóvenes, lidiar con esta enfermedad en los colegios y en las facultades es una lucha constante, pues solo uno no puede cargar con el peso diario de la depresión.

El Dr. Jorge Villalba, especialista en psiquiatría, considera que la depresión se manifiesta a lo largo de la vida del ser humano. Sin embargo, debido a lo crítica que es la adolescencia y la juventud temprana, las personas dentro de estas etapas son las más afectadas y, por ende, más vulnerables.

 

El especialista explica que no es lo mismo la disminución del rendimiento de una persona que se encuentra cercana a su jubilación que la de un joven que está pasando por las etapas finales de la vida secundaria o en pleno cursillo de ingreso a la facultad. Entonces, el impacto de la depresión se visibiliza más en la juventud que en otros períodos de la vida.

Entre las causas, hablamos de agentes ambientales y genéticos, pero es la forma en que el paciente reaccione a su entorno lo que le llevará a salir del pozo de la depresión. “Una de las principales características de este trastorno es que quienes lo padecen, se hallan centrados en los aspectos negativos; tal es así que un elogio puede ser interpretado como un insulto”, comenta el Dr. Jorge.

“Es usual que el paciente presente una pérdida de interés hacia cuestiones que antes lo apasionaban; también hay una falta de energía importante que invita a pasar la mayor parte del día en la cama y, paradójicamente, aún cuando pasan mucho tiempo acostados, tienen dificultades para conciliar el sueño en las noches”, indica el médico. Además, agrega que la falta de atención médica sobre este trastorno puede llevar a la aparición de ideas suicidas con planes específicos para su concreción.

La depresión, justamente por su alta prevalencia mundial, posee amplias alternativas terapéuticas pero, a grandes rasgos, se podrían clasificar en farmacológicas y no farmacológicas. La primera implica el uso de medicamentos para ayudar en la eliminación de los síntomas; entre las no farmacológicas se encuentran las diferentes corrientes psicológicas, cada una de ellas dispone de estrategias específicas para el tratamiento de la depresión.

“Es sentirse inútil, incapaz, dolida, sola, triste y culpable de tu trastorno y de tus limitaciones; es una lucha constante contra vos misma, levantarse todos los días y tratar de cumplir con tus responsabilidades, la mayoría de las veces, sin éxito; además, es dejar de disfrutar las cosas que siempre te gustaron y bajar tu desempeño en todo. Es horrible y frustrante”, recuerda Yanin Barreto de 20 años, quien comenta su paso por este trastorno depresivo.

 

La joven manifiesta que comenzó a sentir los síntomas de depresión estando en el colegio, lo cual fue un desafío para ella, pues dice que mantener sus notas y no bajar su rendimiento académico resultaron una tarea muy difícil. “Te juzgan bastante porque hay mucha desinformación acerca del tema, te dicen cosas como 'vos decidís estar así, no es una enfermedad, es tu decisión'”, acota.

Por otra parte, Yanin agrega que por culpa del estigma de que consultar con un psicólogo o psiquiatra es para “gente loca”, muchos optan por no acudir a un especialista. “A los que van al psicólogo o al psiquiatra se les debería considerar personas responsables porque demuestran tener amor propio e interés por su salud mental”, añade.

“Lo más lindo es que ya no me siento sola y cosas básicas que me eran imposibles realizarlas anteriormente, como desayunar o dormir por las noches, ya no son problemas, pues desde que hice terapia cambiaron muchas cosas”, concreta la joven.

La Lic. Fiorella Vaccotti, especializada en psicopedagogía, comenta que, a nivel escolar, un joven con depresión manifiesta comportamientos como cansancio, tienden a alejarse, desintegrándose de los grupos de compañeros y, en algunos casos, el alumno afectado se retira del colegio alegando distintos malestares. “En la adolescencia, hay diversas mutaciones del estado anímico; no siempre que estos cambios mencionados aparezcan, estaremos hablando de una depresión”, añade Fiorella.

 

Del mismo modo, la psicopedagoga afirma que la depresión en los jóvenes requiere en todos los casos ayuda de un profesional. Si tu amigo o amiga no toma consejos de pedir ayuda y es menor de edad, además de acompañarle en este proceso, lo más importante es que te puedas acercar a un referente de su familia a fin de contarle lo que está pasando, pues dicha acción puede, incluso, salvar una vida.

“¿Qué hago si mi amigo sufre este trastorno?” “¿Cómo le ayudo?” son incógnitas que pueden surgir al momento de encarar la depresión de un ser querido. La Lic. Guadalupe González Stanley recomienda empezar por escuchar a la persona sin juzgar; asimismo, hay que tener paciencia, ya que la depresión se trata de idas y venidas, por eso es importante hacer compañía al afectado, preguntando en qué podés ayudar. “Lo primordial es estar presente mostrándole afecto y cariño para que se sienta apoyado”, afirma.

 

La psicóloga insta a procurar guiar al amigo o amiga para que consulte con un profesional. “Del mismo modo, para prevenir este trastorno podemos motivar a los jóvenes reforzando sus logros positivos, trabajar en los avances que van teniendo en sus decisiones, no aislarle de su entorno social, alentar a que mantenga una vida sociable con familia y amigos, hacer ejercicios regularmente o practicar algún deporte que le guste”, señala.

Problemas familiares, bullying, cambios en el estilo de vida como por ejemplo, la separación de los padres, mudarse de país, de colegio o por traumas en la primera infancia, cuando hay algún evento traumático como el maltrato físico, emocional o la pérdida del papá o la mamá, son detonantes que hacen que los jóvenes sean mas susceptibles a padecer la depresión.

Por otro lado, la psicóloga comenta que debemos tener presente que somos útiles escuchando, sin necesidad de dar consejos y soluciones en ese mismo momento. “Tampoco utilizar ‘te entiendo’ o ‘tranquilízate’, pues en esos momentos tenemos que recordar que estamos frente a un trastorno emocional”, agrega.

La especialista advierte que los peligros de no tratar la depresión de forma adecuada pueden tener consecuencias muy delicadas como el consumo del alcohol, el refugio en las drogas y desórdenes alimenticios.

1. Robin Williams: El actor, que alguna vez nos robó varias carcajadas a través de sus protagónicos en películas cómicas, fue una de las víctimas de la depresión, lo que lo condujo a las drogas y al alcohol, hasta que en el 2014 con sus 63 años terminó acabando con su vida.

2. Britney Spears: Días atrás, la princesa del pop fue internada en una clínica psiquiátrica tras el mal estado de su padre. Recordemos que la cantante se había rasurado la cabeza frente a la prensa a causa de una fuerte depresión.

3. Angelina Jolie: Esta estrella de Hollywood fue capaz de superar varios ataques de depresión pero, en el 2007, tras la muerte de su madre, este trastorno la condujo a límites preocupantes que dejaron secuelas.

4. Carlos Tévez: El futbolista argentino, de Boca Juniors, afirmó que tras perder la Copa América, errando un penal, llegó a subir seis kilos a causa de una crisis depresiva.

5. Axl Rose: El líder de la banda Guns and Roses también fue diagnosticado de trastorno depresivo, pues demostraba cambios de humor y síntomas de bipolaridad.

La depresión juvenil es una realidad pero, como vimos, hay caminos acesibles para superar esta enfermedad.

Por Ezequiel Alegre (18 años)

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.