Caso de policía detenido con vehículo robado es una “advertencia”, según jefe policial

Un agente de Investigaciones de la Policía que ya estuvo recluido por un supuesto hecho de rapto fue capturado ayer con un vehículo robado. El jefe de ese Departamento admitió que es necesario ajustar el proceso de selección de personal para evitar incluir a “manzanas podridas”.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/2FTJUY5IAZBEBPPVNGMYHY3TG4.jpg
Gentileza

Cargando...

En comunicación con ABC Cardinal este viernes, el comisario Marcelino Espinoza, jefe de Investigaciones de la Policía Nacional, comentó sobre la detención ayer en Caaguazú de un agente de ese departamento policial en posesión de un vehículo robado en Brasil.

El jueves, el suboficial mayor Diego Osvaldo Cáceres fue detenido sobre la Ruta PY02 luego de intentar eludir una barrera de control policial, tras lo cual los agentes que lo detuvieron verificaron que el vehículo que conducía -una camioneta Toyota Hilux- había sido denunciado como robado en Brasil.

Lea más: Policía que ya estuvo en la cárcel vuelve a caer, ahora con camioneta robada en asalto en Brasil

El suboficial Cáceres está asignado al Departamento de Investigaciones de Itapúa.

Estuvo recluido por supuesto rapto

El comisario Espinoza indicó que el suboficial Cáceres tiene en su historial un sumario por una causa de supuesta privación de libertad, lesión corporal, frustración de la persecución penal y coacción grave, por la que incluso estuvo recluido en la Agrupación Especializada de la Policía antes de ser sobreseído provisionalmente.

Lea más: Tres policías imputados por rapto de joven

Comentó que el agente estaba asignado a Control de Automotores pero fue trasladado a Investigaciones en Alto Paraná luego de que alegara que vivir en Asunción le era “muy costoso”. Sin embargo, el jefe de Investigaciones del departamento esteño declaró que el suboficial no gozaba de su confianza.

Luego de ser devuelto a Asunción, Cáceres fue asignado a Investigaciones de Caaguazú, cuyo jefe también rechazó tenerlo en sus filas, por lo que finalmente fue derivado a Itapúa.

“Manzana podrida”

El comisario Espinoza admitió que el caso del suboficial Cáceres deja en evidencia que es necesario “ajustar” las verificaciones y los protocolos en cuanto al manejo de recursos humanos policiales con historial de sospechas delictivas.

“Nos da una advertencia; tengo que moverme como todo el estamento que elige el personal que va a pasar a nuestro cargo, estudiar a fondo su origen”, reflexionó.

Dijo que cuando era jefe de Asuntos Internos de la Policía, “mi lucha fue no dejar que los policías con problema judicial sigan trabajando”.

“El problema está en que la manzana podrida se le da curaciones y se pone otra vez en el cajón, y este es el resultado, deja muy mal parada a la institución”, ilustró.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...