2 de febrero de 2023
27º
Ahora
HOY
Min
23º
Máx
37º
2023-02-03
Min
22º
Máx
38º
2023-02-04
Min
21º
Máx
37º
2023-02-05
Min
21º
Máx
39º
2023-02-06
Min
23º
Máx
39º
2023-02-07
Min
25º
Máx
38º
Cotizaciones del día
DOLAR
Compra
7.280
Venta
7.500
PESO
Compra
10
Venta
40
REAL
Compra
1.270
Venta
1.470
EURO
Compra
7.550
Venta
8.350
YEN
Compra
30
Venta
80
PESO URUGUAYO
Compra
110
Venta
240

adn

La tranquera del acceso principal al complejo Monte Pacará de Isla Alta, Emboscada, de donde desapareció la niña francesa de ocho años.
Imagen de referencia de la estructura del ADN.
Abigeo fue condenado a dos años y seis meses de prisión mediante prueba de ADN. Imagen ilustrativa.
Un equipo británico de científicos ha obtenido el ADN humano más antiguo encontrado jamás en el Reino Unido y corresponde a dos grupos distintos de individuos que emigraron a las islas británicas en el Paleolítico, al final de la última edad de hielo.
Cráneo de Homo Sapiens (izquierda), frente a otro de neandertal. Imagen de archivo, HAIRYMUSEUMMATT.
Un equipo internacional de científicos ha identificado una molécula capaz de estimular la reparación del daño oxidativo del ADN, un avance que podría ser útil para prevenir lesiones asociadas al envejecimiento y a patologías como el alzhéimer, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.
La gobernadora Kathy Hochul muestra el documento firmado de la Ley de Alyssa, nombrado por Alyssa Alhadeff, una estudiante de 14 años que murió en un tiroteo en la escuela en Parkland (Florida), junto a su retrato y su abuelos Terri (i) y David Robinovitz (2i), y los parientes del profesor Scott Beigel que murió protegiendo a las estudiantes en la misma escuela, Linda Beigel Schulman (2d) y Michael Schulman (d), durante una ceremonia celebrada hoy jueves en Nueva York. Hochul firmó este jueves la Ley de Alyssa, que requerirá a las escuelas públicas considerar la instalación de alarmas silenciosas para emergencias como tiroteos en sus planes de seguridad escolar.
La tecnología de edición genética se amplía con una nueva herramienta para aplicar en las  mitocondrias (las fábricas de energía de las células) y que, según el equipo investigador, era la última pieza que faltaba en “el rompecabezas” de la edición de genes.
Abrir un kit, girar el hisopo, sumergirlo en una solución, mezclar y esperar con impaciencia el resultado se ha vuelto un ritual familiar. Solo que esta vez no es un test de detección de covid-19 sino una prueba de ADN para perros.
Sigue búsqueda de la joven Dahiana