6 de octubre de 2022

tragamonedas

Máquinas tragamonedas siguen funcionando en las calles, pese a que lo prohíben las normativas vigentes.
En las calles siguen funcionando las máquinas tragamonedas, violando leyes vigentes. La Conajzar y los municipios nada hacen para erradicar esta situación, ya que expone a niños y adolescentes a desarrollar adicción a las apuestas (ludopatía).
Tragamonedas, entre los juegos más adictivos
José Ortiz (centro), expresidente de Conajzar mira fijamente a la periodista de ABC Color poco antes de ingresar al juzgado, esta mañana.
Carmen Alonso es titular de la Dirección de Beneficencia y Ayuda Social (Diben), cargo de confianza del presidente Mario Abdo Benítez. Sigue al frente de la institución a pesar de que se encuentra procesada por aparentes hechos de corrupción en la Comisión Nacional de Juegos de Azar (Conajzar).
Tragamonedas siguen funcionando en comercios de libre concurrencia, en plena vía pública y en el "corazón" del Mercado 4. De esta manera, niños y adolescentes se exponen a desarrollar la adicción a las apuestas (ludopatía).
La normativa vigente de juegos de azar califica de prohibido el uso de tragamonedas en las calles y comercios de libre concurrencia. La medida busca evitar que niños, niñas y adolescentes desarrollen la adicción a las apuestas (ludopatía).
Todos los tragamonedas están prohibidos en las calles y comercios no exclusivos de juegos de azar, ahora hasta por Conajzar. La comisión anuló su contrato que "legalizaba" las máquinas.
La operación de tragamonedas en las calles y comercios que no sean exclusivos de juegos de azar está prohibido.
La normativa vigente establece que están prohibidos los tragamonedas en sitios de libre concurrencia, medida que apunta a proteger a los niños de la influencia de estas máquinas y la posibilidad de desarrollar la adicción a las apuestas (ludopatía).