Viaje navideño a Estados Unidos: seis alternativas a Nueva York

En cuanto termina el Día de Acción de Gracias, a finales de noviembre, las luces de colores brillan en las fachadas de los grandes almacenes de todo Manhattan, y tanto el emblemático árbol de Navidad como la pista de hielo del Rockefeller Center se unen a la decoración.

"Downtown Holiday Market".
En el "Downtown Holiday Market" en la capital Washington, los organizadores conceden gran importancia a que estén representados los pequeños emprendedores.washington.org

Cargando...

Los habitantes del barrio de Dyker Heights, en Brooklyn, decoran sus jardines con mayor esmero que en ningún otro lugar de Estados Unidos, no precisamente conocido por su moderación. Así que no hay duda: Nueva York es una gran experiencia de Adviento, pero también agotadora.

Sin embargo, hay alternativas en Estados Unidos que no requieren tanta energía y que también aportan el grado necesario de buen humor para la Navidad. Le presentamos seis de ellas:

Pirámide de vino caliente en Baltimore

En el West Shore Park, en el puerto de Baltimore (Maryland), se ha tomado como modelo el mercado navideño de la ciudad alemana de Núremberg y se ha creado una pequeña ciudad de puestos de madera y una sala de fiestas climatizada con el “Christmas Village”, que recuerda en cierto modo a una carpa de cerveza en la Oktoberfest de Múnich.

Allí se sirve cerveza alemana en jarras, así como salchichas y productos clásicos de panadería germana.

La “Pirámide Gluhwine”, por su parte, recuerda a las pirámides navideñas de madera, como las que suelen encontrarse en versiones sobredimensionadas en los mercados navideños alemanes.

Viaje navideño a Estados Unidos, en la

Casa Blanca en Washington

En la capital, Washington, muy cerca de la mencionada Baltimore, la Galería Nacional de Retratos es el telón de fondo de las decenas de puestos del “Downtown Holiday Market”. Los puestos están cubiertos con lonas blancas y tienen un aspecto menos navideño que muchos otros escenarios de la capital.

Sin embargo, la oferta es variada y difícil de encontrar en otros lugares, ya que los organizadores se esfuerzan en que las pequeñas “empresas” estén representadas. Todas las noches actúan artistas de los más diversos estilos musicales.

Si lo que se busca es un auténtico ambiente navideño, en la Casa Blanca encontrará el “Árbol Nacional de Navidad”, que cada año se ilumina festivamente desde principios de diciembre.

Este año se cumple el centenario, ya que el Presidente Calvin Coolidge instauró esta tradición en 1923. Alrededor del gran árbol, 58 abetos más pequeños representan a los estados y territorios de Estados Unidos.

Para los estándares estadounidenses, no hay mucha distancia entre Nueva York y Washington o Baltimore: unas cuatro horas en coche o en tren. Lo mismo ocurre con la ruta a Boston.

Viaje navideño a Estados Unidos, paseando por Boston

Lo que Dyker Heights es en Nueva York, en Boston se llama “Somerville Illuminations Tour”: también aquí, todo un barrio se ilumina de forma brillante y colorista, con adornos tanto navideños como marítimos (al fin y al cabo, el mar no está lejos).

Boston ilumina los árboles con miles de luces en muchos lugares, como el céntrico Boston Common. Se instalan pistas de patinaje sobre hielo por toda la ciudad. También hay mercadillos navideños, como el “Snowport at the Seaport”.

Papá Noel surfero en los estados del Sur

También en los estados sureños de Estados Unidos todo gira en torno a la luz en vísperas de Navidad. En Virginia Beach, puede circular con su coche por el paseo marítimo, normalmente reservado a peatones y ciclistas.

Y mientras suenan clásicos navideños en la radio del coche, se pueden ver figuras luminosas de gran tamaño en la playa: entre las más destacadas figuran un Papá Noel surfista y cangrejos bailarines.

El costo del recorrido en coche por las “Holiday Lights at the Beach” es de 30 dólares estadounidenses. Los billetes deben comprarse por Internet con antelación.

Más al sur, en Florida, hay muchos desfiles de barcos en los canales que recorren las ciudades en Navidad.

En Clarksville (Tennessee), la pequeña ciudad histórica se ilumina con numerosas luces, y alrededor de un millón de bombillas se encienden en arcos y figuras del Cumberland Riverwalk cada noche.

También en Nueva Orleans, en Luisiana, hay -con temperaturas predominantemente suaves- casi tanta decoración y celebración como en Mardi Gras, la famosa fiesta de carnaval en torno al Martes de Carnaval.

En el noroeste de Luisiana, lejos de Nueva Orleans, diez ciudades se han unido para formar el “Louisiana Holiday Trail of Lights”.

De noviembre a Año Nuevo, se celebran numerosos eventos navideños, algunos de los cuales se pueden visitar en un mini viaje por carretera.

Niño Jesús de Oro en Chicago

Del sur, al norte: Chicago también ha tomado prestadas las tradiciones navideñas alemanas y organiza un “Christkindlmarket”, al estilo alemán, en Daley Plaza.

Allí le esperan puestos de madera con tejados a rayas rojas y blancas, adornos de abeto, vino especiado caliente y salchichas.

Como el mercado ha tenido tanto éxito en la ciudad, los organizadores lo han establecido en otros lugares de los alrededores, como Aurora y Wrigleyville.

Gran parte del Daley Plaza recuerda al mercado más antiguo de Alemania, el de Núremberg, incluyendo al “Christkind” (Niño Jesús): Chicago tiene desde hace una década el propio, con túnica dorada y rizos rubios de espumillón, un poco más al estilo estadounidense.

En la “Ciudad del Viento”, a orillas del lago Michigan, las posibilidades de que haga frío y nieve en vísperas de Navidad son bastante altas.

Candy Cane Lane en Seattle

En la parte californiana de la costa oeste de Estados Unidos, los mercados y eventos navideños son limitados.

Sin embargo, más al norte, en Seattle, en el estado de Washington, el periodo previo a la Navidad es todo un acontecimiento. Se ilumina y decora, por ejemplo, en el mercado de Pike Place y en los barcos navideños del puerto.

En North East Park Road, uno podría pensar que ha aterrizado en una calle de casas de jengibre, incluso en verano.

Las casas Tudor ya dan esta impresión aún cuando no están exuberantemente decoradas para Navidad. En invierno, la calle cambia extraoficialmente de nombre y se convierte en “Candy Cane Lane”.

Enlance copiado
Content ...
Cargando ...