El método dialéctico

El método dialéctico es de gran valor a la hora de aproximarse correctamente a las cosas, evitando disparates filosóficos elementales, para construir hipótesis científicas sólidas.

En la Antigüedad no había globalización, y nadie preconizó que existiría algún día, pero hoy que estamos en eso, es bueno analizar cómo empezó, como una pequeña telaraña.Pongamos por caso una flor. Pronto será un fruto que dará semillas, cada una de las cuales podrá dar una planta de la que nuevamente surgirá la flor. Lo mismo ocurre con un huevo que se convertirá en pollito o pollita. Si es esto último, al crecer será una polluela, después, una gallina que pondrá un huevo. Por este proceso, nunca, en ningún momento, la semilla deja de ser al mismo tiempo flor y planta, al igual que la polluela no deja de ser huevo y gallina porque todo lo que existe fluye en el tiempo y no se detiene jamás. Eso es lo que afirmaba Heráclito cuando decía que el ser de las cosas consiste en no ser. Somos un todo continuo que es y no es.

La dialéctica nos remite posteriormente al sistema platónico, donde el método está ya presente en los diálogos socráticos. La estructura del diálogo permite que surja un elemento negativo, es decir, la antítesis que se opone a la tesis, exigiendo entonces un esfuerzo de demostración, el cual puede tener el valor de una refutación. Así, por su propio desarrollo, en el diálogo, una verdad puede ser vuelta al revés.

LA COMPOSICIÓN

La concepción hegeliana estima que la forma de evidenciar el comportamiento propio de la razón se produce cuando la misma se hace dialéctica. Se parte del todo comenzando a estructurar la realidad con una afirmación (la tesis) que debe ser contradicha (antítesis), para posteriormente realizar la conciliación entre los opuestos a lo cual denomina síntesis (sin, del griego, ‘composición’).

En todo este contexto, el Prof. Kojsve simplifica y escribe: Mire su reloj y constate que es el mediodía; dígalo y usted habrá dicho una verdad. Ahora escriba esta verdad sobre un trozo de papel: "Ahora es mediodía". La verdad no deja de ser verdadera por el hecho de ser formulada por escrito, y continúa: "Ahora mire de nuevo su reloj y relea la frase escrita; usted verá que la verdad se transformó en error pues ahora son las doce y cinco". Esto demuestra que el ser real puede transformar una verdad humana en error, en la medida en que lo real es temporal, en que el tiempo tiene una realidad.

Ahora bien, si el hombre logra mantener el error, es por el lado del discurso. Siguiendo a Hegel, nos damos cuenta de que es por el lenguaje que el error es mantenido e incluso propagado. Pero es por el lenguaje también, que el error puede ser transformado en verdad por la introducción de un elemento negativo que proviene del ser. De este modo, la verdad es una realidad revelada, es la realidad más la revelación de la realidad por el discurso, que nos remite a un todo globalizante.

LA REALIDAD SOCIAL

La dialéctica es el sistema objetivo de leyes que rigen el desarrollo de todo el mundo real. Es un modo de proceder del entendimiento humano. Un instrumento metodológico eficaz para rendir explicaciones de los procesos reales. Así también, la dialéctica nos otorga un método gracias al cual podemos alcanzar un conocimiento certero de los procesos y factores que integran la realidad social. Ojo.

Consiste esencialmente en la contradicción o lucha de los contrarios. Ningún fenómeno es homogéneo; todo lo que existe está compuesto de elementos que presentan tendencias opuestas. El desarrollo de un proceso no se explica por la existencia de una sola contradicción, pues se trata de varias contradicciones que actúan en un mismo tiempo.

Por todo lo expuesto, podemos recordar que tanto el huevo como la flor fueron alguna vez compuestos orgánicos, pero antes de eso minerales, y antes moléculas, y antes aun, átomos, solo polvo de estrellas. Así también son los seres humanos, viajeros provenientes de un todo infinito globalizado.
Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05