La filosofía social y política de Santo Tomás Moro y Maquiavelo

Prosiguiendo con el análisis del pensamiento político y social de los grandes filósofos, hoy conoceremos las ideas de Santo Tomás Moro, político y escritor inglés cuyas ideologías le costaron la vida, y del príncipe Maquiavelo, destacado por su habilidad política que convirtió su nombre en sinónimo de astucia. A propósito, veremos si es apropiado llamar “maquiavélico” a todo lo negativo en el ámbito político.

Capacidad: Conoce la filosofía social y política de Santo Tomás Moro y Maquiavelo.


Santo Tomás Moro
Santo Tomás Moro, devoto de la Iglesia católica, no se apartó en toda su vida de los principios cristianos. Por eso, las ideas políticas de este filósofo fueron de tendencia socialista y comunista, y según algunos autores fue el pionero del Socialismo.

La obra cumbre de Moro es titulada Utopía, que significa “lugar inexistente”, “en ninguna parte del mundo”, “no-lugar” (u: no; topos: lugar). Este libro tiene como punto de partida la situación real de las repúblicas existentes en su época, situación caracterizada por la corrupción, violencia, desigualdad económica, asesinatos y otros crímenes. Estos hechos son la inspiración del Santo para crear un plan ideal de una república o estado diferente, es decir, una utopía.

Moro presenta Utopía como una isla de ficción llamada así. En esta isla, los intereses de los individuos se encuentran subordinados a los de la sociedad como conjunto, todos sus habitantes deben desempeñar un trabajo, se practica la enseñanza universal y la tolerancia religiosa y la tierra pertenece a todos.

Santo Tomás Moro fue canciller de Inglaterra en la corte del Enrique VIII. Este ordenó que fuera decapitado por no alejarse de la Iglesia católica ni admitir la jefatura de la Iglesia por parte del Rey, pero especialmente por negarse a aprobar su divorcio.

Sus principales ideas políticas:
Moro plantea una organización social que hoy llamaríamos el comunismo. Este sistema ideado por el Santo estaba basado en la abundancia y la seguridad de todos los ciudadanos. Los puntos resaltantes son los siguientes:
- El término medio entre la pobreza y la riqueza: En la Utopía no habría ni miseria ni lujos; no habría ostentosos edificios, pero tampoco viviendas pobres. La ciudad sería sumamente limpia y aseada.
- Importancia de la educación: Los ciudadanos de la Utopía tendrían mucho tiempo libre, ya que trabajarían sólo seis horas por día.

- Importancia del ocio: Como consecuencia de lo anterior, serían importantes las diversiones sociales, las discusiones, las sesiones de música y juego.

- Falta de explotación y falta de clases sociales: en Utopía no existiría ni siquiera la propiedad privada. El oro, para los utopienses, no poseería valor alguno: se lo utilizaría para fabricar cadenas de los presidiarios.

- Servidumbre temporal como castigo: Los reos estarían encargados de los trabajos desagradables.

- Tolerancia religiosa y cultural: Los sacerdotes serían casados y a nadie se le obligaría a adoptar unas determinadas creencias. Las mujeres estarían equiparadas en deberes y derechos al hombre. Se aceptaría la eutanasia.


Nicolás Maquiavelo
Nicolás Maquiavelo fue un historiador y filósofo político italiano. Su obra principal es El Príncipe, en el que expone sus ideas sobre la habilidad política, ideas que carecen de la moralidad pero que son influyentes. Podemos resumir su pensamiento en los siguientes puntos:
- El primer mandamiento del político es el ser realista. Es decir, conocer las circunstancias y adaptarse a ellas, nunca aislarse.
- Las formas de gobierno se caracterizan por una fluctuación o inestabilidad continuas:
a) Todo comienza bajo la forma de una monarquía: una única persona, un legislador sabio quien funda las naciones y las leyes.
b) Pero siendo la monarquía un sistema hereditario, los sucesores, por lo general, desmerecen al fundador y, mediante engaños, se alzan y destituyen al monarca e instauran el sistema de gobierno oligárquico o aristocrático.
c) Los abusos de la aristocracia incitan luego al pueblo a tomar armas, derrocar a los tiranos y dar paso al nuevo sistema democrático.
d) La democracia es el sistema más inestable de todos, desenfrenado y falto de autoridad, que hace que al final se elija o se funde una nueva dinastía monárquica y el ciclo se cierra.

- La mejor organización política y la forma de gobierno más estable es la que sintetiza los elementos de la monarquía, aristocracia y democracia.

- Los tres elementos principales o tres fases de la Ciencia Política son los siguientes: adquirir, conservar y aumentar el poder.
a) El adquirir el poder: Tiene diversos modos: a través de las dotes personales, fortunas heredadas, crímenes y traiciones o gracias al favor de los ciudadanos.
b) El conservar el poder: Se debe tener en cuenta el tipo de estado que se quiere mantener. Por ejemplo, si es nuevo, antiguo, libre, esclavo, acostumbrado a la participación democrática o no, etc. En esta fase es imprescindible tener un ejército propio sólido y aparentar ser virtuoso y rodearse de colaboradores sabios.
c) El aumentar el poder: Estando en el poder necesariamente hay que procurar aumentarlo porque cuando falla este aspecto, los demás se desmoronan. “La práctica política no es asunto para santos, sino para hombres con los pies firmemente asentados en el suelo”, decía Maquiavelo.


El calificativo “maquiavélico”
En el ámbito político se escucha frecuentemente el adjetivo “maquiavélico” para dar a entender que tal o cual personaje actúa con perfidia. Así, el “maquiavelismo” se identifica con una doctrina política perversa, apoyada en la frase “el fin justifica los medios”.
Es indudable que el nombre de Maquiavelo transmite una carga negativa y que se le acusa de inmoralidad y de separar la ética de la política, pero este prejuicio, para muchos autores en la actualidad, se debe más bien a la manera franca, directa y honesta con la cual Maquiavelo demostró la naturaleza criminal, violenta y descarada de la acción política, desnudando la hipocresía de los que estaban “preocupados por pasar en limpio las cuentas manchadas de sangre”, haciendo referencia a aquellos “teóricos” políticos que trataban de justificar los crímenes de los gobernantes a través de ideas teológicas o metafísicas, afirmando que “Dios ponía a los gobernantes” o que lo eran por “naturaleza”.


Nicolás Maquiavelo desarrolló una amplia actividad política y sus pensamientos políticos son considerados hoy relevantes, pero en su época fue acusado de conjura y le obligaron a abstenerse de la vida política.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD