LOS LECTORES OPINAN

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/5DUD2YGZINCRHMFOIUOACI56HE.jpg

Olvido no

El asesinato del periodista de ABC Pablo Medina y de su asistente Antonia Almada es un hecho tan grave, como lo es cualquier hecho criminal de este tipo con otras víctimas, quizás menos conocidas porque no son “mediáticas”, como se define ahora a la gente que aparece en la tele, o en los diarios y en las radios. Pablo no era mediático, todo lo contrario, era uno de esos anónimos héroes, honesto, valiente, arrojado e inteligente, que desde un lejano rincón del país aportaba tanto para tratar de desnudar lacras de esta sociedad.

Sus armas, un lápiz, papel, computadora, celular, grabadora y una cámara fotográfica, nunca podrán oponerse a los revólveres, pistolas, metrallas, fusiles, escopetas y otras de los bandidos. ¡Pero qué importantes eran!, junto a la capacidad y vocación de Pablo para denunciarles y desenmascararles, aun sabiendo que estaba en juego su propia vida.

PUBLICIDAD

Los mafiosos tienen consigo mucho poder, porque compran todo, a los gobernantes de turno, autoridades, parlamentarios, jueces, policías, incluso a ciudadanos que nada tienen que ver con el putrefacto negocio para silenciarlos o convertirles en delatores cómplices.

Y entonces la pregunta obligada: ¿qué hacer? Indudablemente es una respuesta difícil, si se considera que la ciudadanía honesta –que espero siga siendo la mayoritaria– está totalmente desprotegida, y lo que es peor, desesperanzada. ¿No les parece mucha coincidencia que a pocos días del cobarde asesinato de Pablo saltara la noticia, como otras tantas veces fallidas, de Petróleo en Paraguay? Esto huele muy mal, y aunque fuese cierto, es harina de otro costal.

Acá la sociedad debe hacerse fuerte ante el auge de la mafia en sus diversas características y denunciar, salir a las calles a reclamar, protestar, no callar, como bien hemos visto en estos días con los casos de Pablo Medina y del diputado estafador José María Ibáñez, por ejemplo.

PUBLICIDAD

Además de los periodistas se manifestaron personas de otros estamentos, pero aún falta más, la convocatoria debe tener una afluencia mayor, las denuncias de prensa y las movilizaciones asustan, molestan, son quizás como esos molestos salpullidos para los poderosos y delincuentes. No matan pero pican.

Así no debemos olvidar nunca el crimen de Pablo y Antonia. A medida que la acción de los responsables de aclarar y castigar vaya disminuyendo, como ha sido siempre, ahí deberá ser más intensa la convocatoria contra la impunidad en nuestro país.

Ronaldo Cabañas

Personal exitoso

Un país que pretenda un desarrollo sostenible en el tiempo debe fomentar el nacimiento, crecimiento y permanencia en el tiempo de empresas productivas. Para el efecto, la filosofía imperante hoy día en los países desarrollados, es otorgar valor superlativo al proceso de reclutamiento, selección y contratación de su personal, pues este es el principal motor dinamizador. Para el efecto es importante considerar el siguiente decálogo X 2, referido a un personal exitoso:

1) Entiende que la cortesía es una llave para abrir puertas, 2) sabe a qué puerto va, y si el viento le es desfavorable, sabe enderezar las velas, 3) se recupera fácilmente de un fracaso, 4) el fracaso lo toma como experiencia de vida y como rectificador de rumbos, 5) nunca se autorrotula de víctima, 6) es hiperactivo y generador de resultados, 7) es winner, es ganador, 8) utiliza el humor como medio impulsor de buen clima organizacional, para lograr mayor productividad, 9) toma los conflictos como retos para lograr mejorías, 10) sabe fomentar sinergia en equipos de trabajo, 11) entiende que ayudando a otros, se autoayuda, 12) procura que sus debilidades se transformen en fortalezas, para aprovechar oportunidades, 13) sabe que la fe en sí misma, es ariete para derribar obstáculos, 14) entiende que una persona sentada, difícilmente se tropiece, 15) interpreta que una iniciativa productiva, es valorada, premiada y distinguida, 16) comprende que todo bien que haga, le retornará, 17) y todo mal que provoque, también le retornará, 18) comparte que en la vida no se premian esfuerzos, solo resultados, 19) conoce que el brillo del sol no se tapa con una mano. Personal exitoso brilla con luz propia, y 20) finalmente, su filosofía de vida se refleja en la siguiente expresión: ¡Yo puedo hacerlo!

Paralelamente, será relevante que toda empresa practique la felicidad dentro de su ambiente laboral. Dos economistas suecos, Ridderstrále y Nordstrôm, escribieron el libro “Funky Business Forever”, que significa negocio desestructurado y divertido por siempre. Pero pide como moneda de cambio, que los funcionarios desarrollen alta productividad, tal el caso de grandes compañías como Google, Nike, entre otras. Para hallar la excelencia empresarial, la ecuación es sencilla: generar buen clima laboral, evitar que las tareas sean aburridas, buscando cotidianamente ideas innovadoras e impactantes por parte del personal. Aparentemente es muy fácil. Lo que falta en gran parte de nuestra sociedad empresarial es el deseo de cambio, pero con un cuidado especial: No todo cambio es una mejoría, pero toda mejoría es un cambio.

Marcial González Almada

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD