Hallan municiones en caso de detenidos por ataques

Un importante lote de municiones fue encontrado ayer por agentes policiales en la vivienda de la pareja detenida por la serie de atentados perpetrados la noche del domingo en Pedro Juan Caballero, que arrojó tres muertos. Los proyectiles son similares a los usados en el triple homicidio y el trasfondo apunta a un ajuste de cuentas por una cuestión de tráfico de cocaína.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/6VG6HV2QOZBU3DZOHBXR5PGD6Q.jpg

PEDRO JUAN CABALLERO (Leo Veras, de nuestra redacción regional). Las municiones compuestas por 23 cartuchos de calibre 9 milímetros y 197 proyectiles calibre 7.62 X 39 corto, todos sin percutir fueron encontrados en una de las viviendas de un bloque situado en la calle Rubio Ñu casi Humaitá del barrio Mariscal Estigarribia de esta ciudad.

En el inmueble viven Artemio Giménez Aguilar (32) y Mirna Lorena Colmán Benítez, la pareja detenida la noche del domingo último en Pedro Juan Caballero tras la persecución policial efectuada luego del asesinato de tres personas en una canchita de vóleibol de la fracción “Villa Guillermina”.

También encontraron en el lugar un contrato de alquiler, un carnet de habilitación vehicular expedido por la Municipalidad de Minga Guazú a nombre de la mujer y tres agendas con informaciones.

PUBLICIDAD

El procedimiento estuvo a cargo de agentes de Investigación de Delitos y Antinarcóticos de la Policía de Amambay y contó con la verificación de la fiscala Camila Rojas.

Cuando registraron el dormitorio encontraron un aparato celular con chip, un talonario de cheque a cargo de Visión Banco, a nombre de Mirna Lorena Colmán Benítez para extracción, la billetera con los documentos y tarjetas de débito de la mujer detenida, entre otros.

También hallaron un documento de certificado de venta de vehículo y contrato de compraventa del rodado marca Chevrolet Vectra rojo. Todas las evidencias fueron incautadas y puestas a disposición del Ministerio Público.

Posible ajuste

La investigación policial, que al principio vinculó el homicidio del brasileño Fabio Villalba Da Silva (23) y los hermanos Esteban y Nelson Benítez Espinoza con los ataques a las empresas del malogrado Jorge Rafaat Toumani, tuvo un giro inesperado y ahora apunta a un problema de ajuste de cuentas entre las víctimas con Giménez Aguilar por una cuestión de tráfico de cocaína.

Por otro lado, la familia Rafaat emitió ayer un comunicado en el que expresaron: “No queremos guerra, anhelamos la paz”.

También afirmaron que Jarvis Chimenes Pavão no estaba vinculado en el crimen de su familiar al decir que eran “amigos”.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD