La “caterva colorete” se recicla anhelando el olvido

Mientras no haya justicia o sentencia aleccionadora para los corruptos que cometieron colosales barbaridades en el suelo patrio, no habrá concordia en el Paraguay. Para que el pueblo confíe en las nuevas autoridades y robustezca sus esperanzas renacidas, deberá capturarse a todos los “políticos escombro” que utilizaron sus cargos para traficar y enriquecerse indebidamente a costa de un pueblo burlado, degradado e ignorado. El 20 de abril fue el principio del cambio llegado al Poder Ejecutivo; ahora es necesario que dicha transformación también alcance a los poderes Legislativo y Judicial, para que las instituciones se consoliden y el país funcione como una república reformada y de avanzada. Sin justicia no hay paz...

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD