Líderes eternizados destruyen la democracia, advierte Mesa

La construcción de liderazgos mesiánicos, intransferibles, eternos, es la característica antidemocrática más grave de los países adscriptos al Socialismo Siglo XXI, según afirmó ayer el expresidente boliviano Carlos Mesa, durante una conferencia internacional. La lógica de la permanencia en el poder destruye la democracia, dijo.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/AOXAC6RMZNCFLBPUKIY4PJX4HE.jpg

Mesa, en su exposición, señaló que “el déficit más grave” en cuanto al sistema democrático de los países del Socialismo Siglo XXI, como Cuba, Nicaragua, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Argentina, en este caso de una forma menos clara –hizo la salvedad– es que construyen líderes mesiánicos y con pretensiones de eternización en el poder, “a partir de modificaciones constitucionales que garanticen la elección indefinida de sus presidentes o presidentas”.

La lógica de la permanencia en el poder es totalmente opuesta a la idea de la democracia que “debe basarse en la alternabilidad y la posibilidad de que mediante el voto se escoja a un presidente, de manera libre y sobre todo con opciones de renovación”, sostuvo el exmandatario boliviano, que con otros exjefes de Estado participaron de la conferencia internacional “Gobernanza, Ética y Desarrollo”, realizada en un hotel de nuestra capital. El evento fue organizado por el Instituto de Desarrollo del Pensamiento Patria Soñada y la Fundación Paz Global, de Hyun Jin Preston Moon.

Mesa –quien enfocó el tema “Desarrollo y sostenibilidad democrática versus populismo”– afirmó que la reelección una vez es saludable, pero de que se convierta “en una lógica de lo indefinido” es “enfermiza y una patología política que acaba destruyendo las bases sobre todo de la institucionalidad democrática de una sociedad”.

PUBLICIDAD

Otro elemento que debilita o destruye la democracia, según Mesa, es la construcción de sistemas de poder basados en una persona. “Cuando el proceso político es una persona, cuando una persona es la revolución, es el cambio, es la legitimidad, las instituciones democráticas se debilitan o se destruyen completamente, y este es un factor terriblemente pernicioso”, puntualizó.

Resaltó que una inmediata consecuencia del personalismo es el control del Poder Ejecutivo sobre los demás poderes del Estado, con lo que se destruye “la lógica republicana de poderes independientes y coordinados entre sí”.

Mesa puso énfasis, sin embargo, en que los países del Socialismo Siglo XXI, también llamados populistas o neopopulistas, son los menos en América Latina. Dijo que son apenas seis de un total de 20, por lo que le parece que se le da una importancia exagerada. “La lógica de suponer que América Latina va por un camino de autoritarismo es una lógica equivocada; por el contrario, creo que va progresivamente al fortalecimiento de sus mecanismos democráticos, de alternancia y de valores republicanos”, concluyó.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD