Se estableció ambiente para la violencia, asegura la CAP

El haber permitido, alentado e incitado invasiones de tierras públicas y privadas, reconocido a grupos o a dirigentes cuestionados hasta judicialmente, ha terminado con las muertes de policías y campesinos paraguayos, mientras los primeros cumplían sus funciones institucionales, asevera la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP).

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/3JZCHN75VVFZPATXD24NXPDT3A.jpg

Irrespeto

Al respecto, el titular de la cámara, Carlos Jorge Biedermann, manifestó que esta situación era “altamente previsible” por el irrespeto al Estado de Derecho, a la ambigüedad y a la falta de toma de decisiones en tiempo y forma.

“Este gravísimo y lamentable suceso debe ser seriamente investigado y los culpables directos y autores morales deben ser derivados a la justicia criminal”, enfatizó.

Agregó que también hay que reconocer que existe una problemática real con el tema de tierras en la República del Paraguay, y la necesidad de encontrar soluciones institucionales serias, donde no se debe prometer lo que no se puede o no se debe, donde el Gobierno debe ser el más equilibrado para liderar la situación.

Contaminación

El empresario dijo además que esta situación no debe ser contaminada por injerencias políticas o intereses económicos con intenciones subalternas que contaminen o aprovechen la necesidad de compatriotas que pueden ser utilizados o manipulados en su buena fe. “Esperamos que, de una vez, se tomen las medidas y acciones para encontrar verdaderas soluciones, siempre dentro del Estado de derecho, para que nunca más tengamos otro día tan negro como el viernes 15 de junio de 2012, que conmocionó a todo el país y nos expuso de la peor manera posible ante un mundo”, aseveró Biedermann.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.