Proseguir con las medidas de control del HLB - Ing. Agr. Nelson Fariña (*)

Desde el 2013 hasta hoy, el Senave trabaja en el control de la enfermedad HLB bajo la emergencia fitosanitaria, con el fin de establecer áreas de riesgo y control de la enfermedad, sumado a la realización de medidas que busquen mitigar su impacto a la producción citrícola nacional. Desde la aparición del Huanglongbing, ya se tienen detectadas las zonas donde está presente y otras, consideradas como libres de la afección.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RY3EVJQUAZBARCNWOOWWWTITW4.jpg

Desde el 2013 al 2015, el territorio considerado como libre de la enfermedad de los cítricos o HLB es el Chaco Paraguayo, además de los departamentos de Misiones, Ñeembucú, Concepción, Central y Paraguarí. Mientras que la presencia de la enfermedad se da en Amambay, Canindeyú, Alto Paraná, Itapúa, Caazapá, Caaguazú y San Pedro. Hasta la fecha, los técnicos del Senave siguen con el trabajo de actualización de registros de presencia de Huanglongbing en el territorio nacional. Precisamente, en el 2016 se registró un caso en San Juan Nepomuceno (Caazapá).

Ante un caso positivo, el procedimiento consiste en tomar las medidas de control pertinentes, es decir, la erradicación del foco detectado y un monitoreo de delimitación del área para verificar si hubo diseminación.

IMPACTO DE LA ENFERMEDAD

PUBLICIDAD

En los departamentos de producción citrícola, como Itapúa, Alto Paraná y Caazapá, el HLB afectó seriamente la producción. No obstante, fueron erradicados varios focos y se logró mitigar la diseminación. Hasta el 2015, se eliminaron cerca de 70.000 plantas adultas desde que inició la emergencia fitosanitaria. Actualmente, la ventaja para el sector citrícola es que las empresas comerciales y los productores han tomado las medidas preventivas correspondientes para el control de la enfermedad, con la utilización de sistemas de monitoreo, y avisando al Senave la existencia de cualquier tipo de inconveniente relacionado al mal.

PRINCIPALES MEDIDAS DE CONTROL

En primer lugar es fundamental la producción de plantines certificados; esto quiere decir, bajo medios de cultivo controlados (uso de invernáculos). El segundo paso es el control del vector (Diaphorina citri), principal vía de diseminación del HLB. De nada sirve tener una plantita certificada y volverla a colocar en el ambiente infectado.

El productor de cítricos debe establecer medidas de prevención de infecciones para no desarrollar plantas enfermas. Existen controles químicos como mecánicos y, en su mayoría, están dispuestos dentro del manejo integrado de producción citrícola, ya sea con el uso de barrera vivas para detener a los insectos vectores de enfermedades, como cancrosis, leprosis, HLB, además de afecciones bacterianas. Esta alternativa de rompevientos debe utilizarse si existe la posibilidad.

SUSCEPTIBILIDAD

La producción de cítricos es muy susceptible a las condiciones climáticas adversas. Cuando hay muchas lluvias aparecen hongos y bacterias, los cuales son diseminados por los vientos. Es importante, por ello, hacer un monitoreo rutinario de las parcelas. La detección precoz de una plaga en la planta permite el control correcto, con la dosis justa de químicos a aplicar, sin dañar el ambiente y equilibrando la población de insectos benéficos.

(*) Jefe del Departamento de Vigilancia Fitosanitaria- Senave

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD